Artículos

Schurz Gbt - Historia

Schurz Gbt - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Schurz
(Gbt: dp. 1,630, 1. 254 '; b. 32'1 ", dr. 14'2" (media);
s. 16 k .; cpl. 197; una. 4 5 ")

Schurz fue botado el 18 de octubre de 1894 como SMS Geier, un crucero desprotegido, en Whilhelmshaven, Alemania. Tres años más tarde, fue ordenada al extranjero para el servicio como cañonera en las colonias alemanas. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914, se dirigía de Tanganica a Tsingtao para unirse al Escuadrón del Lejano Oriente del almirante von Spee. Dado que los buques de guerra británicos, franceses y japoneses amenazaban con seguir avanzando hacia su destino, inició tácticas esquivas. A principios de septiembre, capturó un carguero británico, Southport, en Kusaie en las Carolinas del Este, "inutilizó" los motores del mercante; y al vapor. Sin embargo, la tripulación del carguero reparó el daño; y Southport navegó a Australia, donde informó de la presencia de la cañonera alemana en las Carolinas. Durante un mes más, Geier eludió a sus cazadores, luego, necesitada de reparaciones y escasez de carbón, se dirigió a territorio neutral. El 17 de octubre llegó a Honolulu. Después de su llegada, dos barcos japoneses, el acorazado Hizen (ex Retvian) y el crucero blindado Asama, comenzaron a patrullar fuera del límite de las tres millas para esperar la salida de Geier. El 8 de noviembre, sin embargo, Estados Unidos internó la cañonera.

El 6 de abril de 1917, Estados Unidos entró en guerra. Geier fue apresado y reacondicionado para el servicio de la Marina de los Estados Unidos; rebautizado Schurz el 9 de junio, y encargado el 15 de septiembre de 1917, Comdr. Arthur Crenshaw al mando.

El 31 de octubre, Schurz salió de Pearl Harbor para escoltar a la División 3 de Submarinos a San Diego. Al llegar el 12 de noviembre, continuó con los submarinos, K 8, K-4, K-7 y K-8, a principios de diciembre. A fines de mes, el convoy transitó por el Canal de Panamá, de donde la cañonera y sus cargas se trasladaron al noroeste de Honduras. El 4 de enero de 1918, Schurz fue relevado de sus deberes de escolta y, después de llevar al cónsul estadounidense de Puerto Cortés a Omao y regresar, zarpó hacia Cayo Hueso. Desde Florida se trasladó a Nueva Orleans y, el 1 de febrero, navegó hacia Charleston, S. C., y atracó en dique seco.

Asignado al Destacamento de Patrulla Estadounidense, Schurz partió de Charleston a fines de abril y, durante los dos meses siguientes, realizó patrullas y realizó tareas de escolta y misiones de remolque a lo largo de la costa este y en el Caribe. El 19 de junio partió de Nueva York hacia Key West. A las 0444 del día 21, al suroeste del faro de Cape Lookout, fue embestida por el barco mercante Florida. Florida golpeó a Schurz por el lado de estribor, arrugando ese ala del puente, penetrando el pozo y la cubierta del muelle unos 12 pies y cortando el búnker núm. 3 a la sala de incendios de proa.

Uno de los miembros de la tripulación de Schurz murió instantáneamente; otros doce resultaron heridos. Schurz fue abandonado. Tres horas después, se hundió.

El nombre Schurz fue eliminado de la lista de la Marina el 26 de agosto de 1918.


Schurz Gbt - Historia

¿Desearías haber nacido en un castillo? Carl Schurz lo era. Pero lo dejó todo atrás para venir a Estados Unidos. Schurz nació en Alemania en 1829. Su brillante carrera como estudiante y orador público comenzó en la Universidad de Bonn cuando solo tenía diecinueve años. Pero pronto se encontró en el lado equivocado de una revolución. Aterrizó en una prisión alemana. Se escapó a Inglaterra y de allí emigró a Estados Unidos en 1852.

Schurz sabía muy poco inglés, pero en tres años no solo aprendió un nuevo idioma, sino que también estudió derecho. En 1855, se convirtió en abogado en Wisconsin. Schurz tenía muchos amigos en Wisconsin, Illinois y Missouri, que también habían emigrado de Alemania. Entró en la política para ayudar a sus amigos germanoamericanos y para hablar en contra de la esclavitud.

En 1860, Schurz ayudó a Abraham Lincoln a ganar la presidencia. Lincoln lo nombró ministro en España. Cuando se enteró de la derrota del Ejército de la Unión en Bull Run, y cuando escuchó los chistes en España sobre la pérdida de la guerra de la Unión, Schurz quiso regresar a Estados Unidos. Lincoln estuvo de acuerdo y lo nombró general de brigada. Durante la guerra, Schurz dirigió a su tropa a través de muchas batallas importantes. Ascendió al rango de mayor general.

Schurz regresó a su carrera política después de que terminó la guerra. En 1869, se convirtió en senador de los Estados Unidos por Missouri. El presidente Hayes lo nombró secretario del interior en 1876.

Carl Schurz trabajó como periodista hasta el final de su vida en 1906. Sus artículos y discursos tuvieron una poderosa influencia para el bien en la política y en los problemas sociales. Se ganó el respeto del país que adoptó y sirvió tan bien. La ciudad de Nueva York construyó un parque en su honor, que incluye una estatua de Schurz.


En Bonn, desarrolló una amistad con uno de sus profesores, Gottfried Kinkel. Se unió a la Studentenverbindung Burschenschaft Franconia nacionalista en Bonn, que en ese momento incluía entre sus miembros a Friedrich von Spielhagen, Johannes Overbeck, Julius Schmidt, Carl Otto Weber, Ludwig Meyer y Adolf Strodtmann, & # 9111 & # 93 & # 9112 & # 93 patrocinado por su ex compañero de armas, Joseph Benson Foraker. & # 91 cita necesaria & # 93 En respuesta a los primeros acontecimientos de las revoluciones de 1848, Schurz y Kinkel fundaron la Bonner Zeitung, un documento que aboga por reformas democráticas. Al principio, Kinkel era el editor y Schurz un colaborador habitual. Estos roles se invirtieron cuando Kinkel se fue a Berlín para convertirse en miembro de la Convención Constitucional de Prusia. & # 9113 & # 93 Cuando el parlamento de Frankfurt llamó a la gente a tomar las armas en defensa de la nueva constitución alemana, Schurz, Kinkel y otros miembros de la comunidad de la Universidad de Bonn lo hicieron. Durante esta lucha, Schurz conoció a Franz Sigel, Alexander Schimmelfennig, Fritz Anneke, Friedrich Beust, Ludwig Blenker y otros, muchos de los cuales volvería a encontrar en el Ejército de la Unión durante la Guerra Civil de los Estados Unidos.

Fuente de Carl Schurz en Rastatt

Durante la campaña militar de 1849 en Palatinado y Baden, Schurz fue oficial adjunto del comandante de artillería, Fritz Anneke, quien estuvo acompañado en la campaña por su esposa, Mathilde Franziska Anneke. Los Anneke se mudarían más tarde a los Estados Unidos, donde cada uno se convirtió en partidario del Partido Republicano. El hermano de Anneke, Emil Anneke, fue uno de los fundadores del Partido Republicano en Michigan. & # 91 cita necesaria & # 93 Fritz Anneke alcanzó el rango de coronel y se convirtió en el comandante del 34º Regimiento de Infantería Voluntaria de Wisconsin durante la Guerra Civil. Mathilde Anneke contribuyó tanto al movimiento abolicionista como al sufragio de los Estados Unidos. La revolución en Alemania finalmente fracasó. Cuando la fortaleza de Rastatt, el último reducto, se rindió con Schurz adentro, Schurz escapó a Zürich. En 1850, regresó en secreto a Prusia, rescató a Kinkel de la prisión de Spandau y lo ayudó a escapar a Edimburgo, Escocia. Schurz luego se fue a París, pero la policía lo obligó a salir de Francia en vísperas del golpe de Estado de 1851, y emigró a Londres. Permaneciendo allí hasta agosto de 1852, se ganó la vida enseñando el idioma alemán.


Qué hacer con los monumentos cuya historia hemos olvidado

En un alto parapeto en el barrio de Morningside Heights de Manhattan, hay un gran monumento a un estadista estadounidense del siglo XIX. Fundido en bronce más grande que la vida, está de pie, delgado, barbudo y de aspecto feroz, con un chaleco y una capa, un sombrero de fieltro arrugado en la mano derecha, mirando hacia el oeste. A ambos lados de la estatua hay bajorrelieves negros heroicos debajo hay una inscripción cincelada:

Carl Schurz
Defensor de la libertad
Y un amigo de
Derechos humanos

Schurz también es el homónimo del parque contiguo a la residencia oficial del alcalde de Nueva York, en el East River, y de varios otros monumentos en todo el país, pero mucha gente no sabrá quién era. (La gente famosa no siempre sigue siendo famosa). Schurz fue el principal político étnico de Estados Unidos, cuando los germanoamericanos eran un grupo importante y consciente de sí mismo, y él era un reformador liberal de cruzada. Nacido en Prusia en 1829, Schurz, un joven revolucionario, se vio obligado a dejar Alemania y llegó a los Estados Unidos en 1852. En pocos años, se había convertido en un abolicionista apasionado y líder del nuevo Partido Republicano. En los Estados Unidos del siglo XIX, las trayectorias profesionales no estaban tan establecidas como ahora. Schurz, sobre la base de su fuerza de voluntad más que de su experiencia, pasó a servir como general en el Ejército de la Unión, como periodista prominente, lo que ahora llamaríamos un activista y un político.

El final de la Guerra Civil difícilmente resolvió la cuestión de los derechos de los afroamericanos en el Sur. En 1865, el presidente Andrew Johnson envió a Schurz allí en una gira de inspección. Schurz informó que la insurrección no había terminado de ninguna manera: "El asesinato, el asalto con la intención de matar, el robo y el atraco son asuntos de todos los días", escribió desde Vicksburg, Mississippi, y gran parte de esto provino de "el no darse cuenta por parte de la gente del Sur que el negro es un hombre libre ”. Por lo tanto, “es absolutamente indispensable que el país esté guarnecido con tropas lo más densamente posible”. Más tarde ese mismo año, advirtió, proféticamente, "es de suma importancia que no se permita a la gente en rebelión reciente construir otra 'institución peculiar' cuyo espíritu esté en conflicto con los principios fundamentales de nuestro sistema político".

Schurz tenía razón en que solo la presencia de tropas federales podría garantizar efectivamente la seguridad y los derechos básicos de los negros en el sur, incluso después de que estos derechos se integraran en la Constitución mediante la adopción de las Enmiendas Decimocuarta y Decimoquinta. Pero, en tan solo unos años, había cambiado de opinión. En 1868, Schurz fue elegido para el Senado de los Estados Unidos por Missouri, un estado fronterizo donde sus opiniones sobre asuntos raciales no eran populares. En 1872, se unió al Partido Liberal Republicano disidente, que se opuso a que el presidente Ulysses Grant hiciera cumplir la política que Schurz había ayudado a crear. En enero de 1875, pronunció un influyente discurso en el pleno del Senado pidiendo la retirada de las tropas y la restauración del "autogobierno" en el Sur. "Declaro que celebraré el día como uno de los más auspiciosos para la raza de color en el sur ... cuando comiencen a ver la identidad de sus propios intereses verdaderos con los intereses de los blancos entre los que tienen que vivir", dijo. .

El discurso de Schurz fue provocado por un incidente en el que las tropas federales marcharon hacia el piso de la legislatura de Luisiana para devolver a los miembros republicanos a sus asientos, después de que los demócratas robaran una elección. El establecimiento liberal blanco de la época estaba horrorizado por el espectáculo de soldados armados que ingresaban a un lugar de reuniones masivas del gobierno civil que se llevaron a cabo en Cooper Union, en Nueva York, y Faneuil Hall, en Boston, para protestar por la acción. Los liberales como Schurz habían perdido la paciencia con la Reconstrucción, en parte porque el Partido Republicano negro en el Sur emitía un sentimiento de política de máquina, que les parecía aborrecible incluso en el Norte, donde las máquinas eran irlandesas y demócratas. Esencialmente todo el Gabinete de Grant y, en realidad, publicaciones tan liberales como La Nación, El Atlántico, Harper's, y el Veces—Convino en que había llegado el momento de poner fin a la Reconstrucción.

A cambio de que los republicanos aceptaran poner fin a la reconstrucción, los demócratas acordaron conceder las reñidas y controvertidas elecciones presidenciales de 1876. El nuevo presidente producido por este compromiso, Rutherford B. Hayes, recompensó a Schurz nombrándolo secretario del Interior. Las tropas fueron retiradas del sur, y desde allí fue una línea directa a la creación del sistema Jim Crow (el final de cuyo reinado de casi un siglo requirió, entre otras cosas, la presencia restaurada de tropas federales en el sur, comenzando en Central High School en Little Rock, Arkansas, en 1957).

Schurz murió como un héroe en 1906. Los planes para construir un monumento elaborado en su honor en Morningside Heights comenzaron de inmediato. La ceremonia de dedicación tuvo lugar en la primavera de 1913. A las personas que podían conseguir que se construyeran monumentos en ese entonces no se les ocurrió que el cambio de opinión de Schurz sobre la Reconstrucción podría haberse equivocado. Las ideas sobre el orden biológicamente determinado de las razas eran casi universales entre la nobleza de la época, y quienes las sostenían se consideraban benignas en sus intenciones. Uno de los bajorrelieves que flanquea la estatua de Schurz muestra a un soldado a la romana rompiendo cadenas que atan a una pareja de negros apenas vestidos. La imagen estaba claramente destinada a reforzar el tema de los derechos humanos del monumento, pero en el siglo XXI es ineludiblemente ofensiva.

Estamos en un momento de actitudes binarias hacia las personas que se elevan al nivel de ser consagradas en estatuas, o son parangones o tienen que irse. Debido a que Schurz ahora es oscuro, y debido a que no encaja en una categoría de desaprobación de fácil acceso (era un general de la Unión, no un general confederado), es una decisión difícil, si estás acostumbrado a pensar en los monumentos como denotando simple heroísmo. Schurz jugó un papel significativo en la abolición de la esclavitud y, más tarde, jugó un papel significativo en quitar los derechos civiles y el derecho al voto de los afroamericanos. Según nuestras luces de hoy, no es ni un buen ni un mal tipo, y los elementos del monumento que parecían progresistas cuando se inauguró no parecen progresistas hoy.

En el caso de los monumentos a los generales confederados en el sur, el fuerte argumento para su remoción tiene menos que ver con los generales mismos que con la intención detrás de los monumentos, que era enviar el mensaje de que Jim Crow era una causa noble. Fueron construidos como monumentos a un sistema, y ​​los males del sistema hacen que eliminarlos sea una buena idea. En el caso del monumento a Schurz en Morningside Heights, lo más probable es que la intención fuera celebrar su asociación con la sustitución de la contratación por mecenazgo con la administración pública. Eso no es ni especialmente conmovedor ni especialmente problemático hoy. Así que queda uno para evaluar la estatua de Schurz en términos del propio Schurz.


Agathe Schurz

Agathe Schurz (nació el 3 de mayo de 1853 en Filadelfia, Pensilvania, el 18 de julio de 1915 en Bolton Landing, Lake George, Nueva York) nació un año después de que sus padres Carl y Margarethe Schurz llegaran a Estados Unidos. Ella era la mayor de los 5 hermanos. Sus padres la llamaban Hans o Handy. (3). Después de la muerte de su madre en la ciudad de Nueva York (Diario, 1876-03-16) Agathe dirigía la casa de su padre y sus rsquos y se ocupaba de sus hermanos. William era amigo de toda la familia Schurz, incluida Agathe.

Durante la estadía familiar y rsquos en Watertown, WI, Agathe y su hermana Marianne asistieron al primer jardín de infancia en alemán de su madre y rsquos. La familia regresaba con frecuencia a Alemania para la educación de los niños y pasaba un tiempo considerable en Wiesbaden, donde mantenían un apartamento. (3) Pero en 1877 Carl Schurz y sus hijos vivían en 1719 H Street en Washington DC, mientras se desempeñaba como Secretario del Interior. Los visitantes comentaron sobre la calidez de la vida familiar, la habilidad de sus hijas como amas de llaves y lingüistas y hablaron inglés, francés y alemán. "En una ocasión, con la Sra. Hayes fuera de la ciudad, Agathe sirvió como anfitriona". (3) En 1880, ella y su hermana Marianne acompañaron a Carl Schurz en su viaje de inspección al oeste de California. (3)

A lo largo de los años, William Steinway y la familia Schurz disfrutaron juntos de muchas cenas familiares (Diario, 1891-04-23), salidas a Astoria (Diario, 1891-06-13) y visitas personales de Agathe y su prima. (Diario 1891-09-21) Agathe no aprobó realmente la amistad entre Carl Schurz y Fanny Chapman (Diario 1881-11-23), a quien había conocido 3 años después de la muerte de su esposa.

En 1903 Agathe y Marianne donaron $ 3,000 al Fondo Conmemorativo Herbert Schurz de la Universidad de Harvard en memoria de su hermano Herbert, un graduado de 1897, que murió en 1900 en Londres. (1) Después de la muerte de su padre en 1906, Agathe, Marianne y Carl Lincoln Schurz ayudaron a completar el trabajo biográfico de Carl Schurz & rsquos Reminiscences [Lebenserinnerungen], publicado en 1909. (3) En 1915, su patrimonio donó otros $ 1,000 al Herbert Schurz Fondo en la Universidad de Harvard. (4)

Agathe nunca se casó, aunque su padre la había instado a hacerlo. Está enterrada en Sleepy Hollow Cemetery, Tarrytown, NY cerca de su padre y hermanos. (2)

2. & ldquoMiss Agathe Schurz & rdquo, Los New York Times, 19 de julio de 1915, página 9

3. Trefousse, Hans L., Carl Schurz & ndash una biografía, Fordham University Press, NY, 1998, págs. 52, 163, 217, 248-249, 296

4. & ldquoTreasurer Report: Contribuciones & rdquo, Informe del presidente de Harvard College e informes de departamentos, Universidad de Harvard, Cambridge Press, 1915, pág. 21


Margarethe Schurz

Margarethe Meyer nació el 27 de agosto de 1832 en Hamburgo, Alemania, la menor de cuatro hermanos en una familia prominente que la animó a seguir las artes y la educación. Su madre murió al nacer. Su padre, Heinrich Meyer, un próspero comerciante judío socialmente liberal, abrió su hogar a artistas e intelectuales. Su hermana mayor, Bertha, se casó con el sacerdote excomulgado Johannes Ronge, fundador del catolicismo alemán.

Cuando era adolescente, Margarethe conoció las enseñanzas del fundador del jardín de infancia Friedrich Froebel. Cuando Froebel vino a Hamburgo para dar una conferencia sobre sus nuevas teorías sobre la educación de los niños, Margarethe y Bertha asistieron a sus clases. Froebel diseñó el jardín de infancia (jardín de niños en alemán) para proporcionar una situación educativa menos formal que la escuela primaria. Mediante el uso de canciones, cuentos, juegos, materiales sencillos y actividades grupales, los niños desarrollan hábitos de cooperación y aplicación, y se cree que la transición del hogar a la escuela se hace menos formidable.

Después de la fallida revolución alemana de 1848, Bertha siguió a Ronge al exilio en Londres, en una zona poblada por refugiados alemanes. Allí abrieron el England Infant Garden en Tavistock Place. En el otoño de 1851, se enfermó gravemente y necesitaba desesperadamente ayuda en la casa, por lo que Margarethe también se mudó a Londres.

Carl Schurz nació el 2 de marzo de 1829 en Liblar, Alemania, hijo de un maestro de escuela. Estudió en el Jesuit Gymnasium de Colonia y también estudió piano con instructores privados. Los problemas financieros en su familia lo obligaron a dejar la escuela un año antes, sin graduarse, para poder ayudar a resolver los enredados asuntos financieros de su familia.

Más tarde se graduó del Gymnasium pasando un examen especial y entró en la Universidad de Bonn, donde dirigió a los estudiantes contra el régimen del Kaiser Frederick Wilhelm IV en 1848 y se convirtió en teniente del ejército revolucionario. Después de la revolución fallida, Schurz se vio obligado a huir de su tierra natal en 1849 y también hizo un atrevido regreso a Alemania con un pasaporte falso para rescatar a un profesor de la prisión de Spandau.

De 1849 a 1852, Schurz trabajó en periódicos y enseñó en París y Londres. Al visitar a su amigo Johannes Ronge, conoció a Margarethe, a quien describió en sus Reminiscencias como una niña: de hermosa estatura, una cabeza rizada, algo infantil en sus hermosos rasgos y ojos grandes, oscuros y veraces. amor a primera vista.

Carl Schurz se casó con Margarethe Meyer el 5 de julio de 1852. En agosto de ese año, emigraron a los Estados Unidos, instalándose en Filadelfia, donde nació su primera hija, Agatha, en 1853. Los Schurz tuvieron un total de cuatro hijos más: Marianne, Emma, ​​Carl Lincoln y Herbert.

Mientras estaba en Filadelfia, Schurz estudió inglés de forma intensiva. Visitó Washington, DC, en 1854 y se reunió con varios senadores y el presidente Franklin Pierce, quienes le informaron sobre las oportunidades políticas en el Medio Oeste.

Margarethe, preocupada por una enfermedad pulmonar, regresó a Inglaterra con Agatha en 1855 para una cura de agua. Carl se reunió con su familia a finales de año y los llevó a Suiza, donde nació una segunda hija, Marianne.

Después de regresar a Estados Unidos, la familia se mudó a Watertown, Wisconsin, en agosto de 1856, donde se habían asentado los padres, hermanas, varios otros parientes de Schurz y muchos inmigrantes alemanes de Carl. Inmediatamente inmerso en el movimiento antiesclavista y en la política, Schurz se unió al Partido Republicano y fue un candidato fracasado a vicegobernador en 1857.

Imagen: America & # 8217s First Kindergarten
El primer jardín de infancia se inició en este edificio en Watertown, Wisconsin, en 1856 por Margarethe Meyer Schurz. Una tableta conmemorativa fue dedicada a Margarethe Meyer Schurz en mayo de 1929 a unos metros del edificio.

La casa de la familia Schurz en Watertown era conocida como Karlshuegel (Carl & # 8217s Hill). Margarethe comenzó una clase de jardín de infantes allí, la primera en los Estados Unidos, en el otoño de 1856. Empleó la filosofía de Froebel mientras cuidaba a los niños, guiándolos en juegos, canciones y actividades grupales que canalizaban su energía al mismo tiempo que los preparaba. para la escuela. Como la mayoría de los primeros jardines de infancia, se llevó a cabo en alemán.

La clase original contaba con solo cinco estudiantes, los niños Schurz Agathe y Marianne, dos primas y un niño, Franklin Blumenfeld, hijo del editor del periódico local en idioma alemán. Otros padres quedaron tan impresionados con los resultados que convencieron a Margarethe de que también enseñara a sus hijos.

La clase resultó ser muy exitosa, pero el ruido de los niños era demasiado para su esposo, por lo que trasladó su clase a un edificio pequeño en Watertown. Fue en este pequeño edificio donde despegó el jardín de infancia.

Viajando a Boston con Carl en el otoño de 1859, Margarethe conoció a la maestra Elizabeth Peabody y le explicó los principios de Froebel, lo que inspiró a Peabody a establecer el primer jardín de infancia de habla inglesa en 1860. Peabody dedicó el resto de su vida a promover el jardín de infancia. movimiento.

La mala salud de Margarethe se convirtió en tal que no pudo continuar con su trabajo, pero Peabody se convirtió en una defensora de la educación temprana reconocida a nivel nacional y ayudó a que los jardines de infancia fueran de uso generalizado.

Carl estudió derecho, fue admitido en el colegio de abogados y en 1859 la familia se mudó a Milwaukee, donde estableció un bufete de abogados.

Un militante liberal y reformador, Carl Schurz fue presidente de la delegación de Wisconsin a la Convención Nacional Republicana de 1860, donde apoyó a Abraham Lincoln. Durante la siguiente campaña presidencial, Schurz prestó muchos servicios en nombre de Lincoln, dejó perplejos al Medio Oeste en una gira de conferencias y logró persuadir a muchos votantes germano-estadounidenses para que cambiaran su lealtad del Partido Demócrata al Republicano.

Después de la elección y toma de posesión de Lincoln, Schurz fue nombrado ministro de España en 1861, pero después del estallido de la Guerra Civil, persuadió a Lincoln para que le concediera una comisión en el ejército de la Unión. A principios de 1862, a Schurz se le concedió un permiso para regresar de Madrid a Estados Unidos. Después de un turbulento viaje por el océano, Schurz y su familia regresaron a Estados Unidos.

El presidente Lincoln nombró a Schurz general de brigada de voluntarios el 15 de abril de 1862. Este fue un movimiento político descaradamente diseñado para alentar el apoyo germano-estadounidense a la guerra, pero la alta opinión de Lincoln sobre las habilidades de Schurz sin duda jugó un papel. El primer nombramiento de Schurz, en junio de 1862, fue al frente de toda una división, lo que sorprendió.

Al año siguiente, en otro movimiento que enfureció a muchos que eran más competentes y más experimentados, por no mencionar de rango superior, fue ascendido (sobre ellos) a general de división el 14 de marzo de 1863. En junio de 1862, Schurz tomó el mando de un división, primero bajo John C. Fremont, y luego en el cuerpo de Franz Sigel & # 8217s, bajo el cual sirvió durante la Segunda Batalla de Bull Run.

En mayo de 1863, Schurz fue comandante de división en el XI Cuerpo en la Batalla de Chancellorsville bajo el mando del general Oliver O. Howard. La división de Schurz # 8217 tuvo un desempeño pobre en la derrota del Undécimo Cuerpo, aunque el propio Schurz había tratado de alertar a Howard sobre el peligro en su flanco. Schurz tuvo una amarga discusión con Howard sobre la estrategia empleada en esa batalla, lo que resultó en su derrota ante el general Thomas J. & # 8220Stonewall & # 8221 Jackson.

A las 5:15 p.m., el general Stonewall Jackson y los 30,000 veteranos se estrellaron contra los 9,000 soldados sin experiencia del general Oliver O. Howard. Cogido por sorpresa, la división del General Charles Devens & # 8217 se rompió rápidamente. Howard intentó desesperadamente reunir a la división del general Carl Schurz, pero se rompió demasiado rápido. Una tercera línea del coronel Alolphus Buschbeck se mantuvo brevemente antes de colapsar. Jackson había derrotado a Howard & # 8217s Corps abriendo el camino para que los confederados destruyeran el ejército de Hooker & # 8217.

Después de la debacle de Chancellorsville, el general Schurz estaba horrorizado por las críticas de la prensa a las tropas alemanas y particularmente a su propia división por su confusión y pánico & # 8211 se tomó la molestia de señalar que fue el general Charles Devens & # 8217 la Primera División la que fue rechazada. no este.

En el momento de la Batalla de Gettysburg, Schurz superó a todos los comandantes de división menos dos, Newton y Doubleday. Sin embargo, a diferencia de esos hombres, Schurz era un soldado novato, sin entrenamiento militar. Sin embargo, adquirió competencia en el trabajo y fue un soldado diligente. Nadie negó que Schurz se tomara muy en serio sus deberes militares, o que su valentía personal estaba fuera de toda duda. Schurz comandó la Tercera División del XI Cuerpo de Howard & # 8217 en Gettysburg.

Con sus gruesos anteojos, frente ancha, cabello castaño despeinado y barba rojiza, cuerpo larguirucho y comportamiento caballeroso, Carl Schurz a los treinta y cuatro años parecía un profesor universitario. Pero era una fuerza de la naturaleza & # 8211 encantador y animado, alegre y vivaz, y siempre una presencia imponente con su don para la oratoria. Desafortunadamente, exageró su papel. Después de un tiempo, su actitud moralista creó problemas con sus superiores. En la época de Gettysburg, Howard estaba convencido con razón de que Schurz estaba usando su influencia con Lincoln para que Franz Sigel volviera a la cabeza del cuerpo de Howard.

A las 10:30 a.m. del 1 de julio de 1863, Schurz iba a la cabeza de su división mientras marchaba hacia Gettysburg, cuando recibió un despacho del general Howard de que el I Cuerpo estaba luchando al oeste de Gettysburg. Se ordenó a Schurz que apresurara a su cuerpo hacia adelante y asumiera el mando del XI Cuerpo, y ocupara el terreno elevado en su flanco derecho, cerca de Oak Hill, al noroeste de la ciudad.

Cuando la división de Schurz & # 8217s (ahora Schimmelfennig & # 8217s) surgió alrededor de las 12:30 p.m. en un sudor de apresurarse dos veces los últimos kilómetros hasta el campo de batalla, Schurz los condujo a través de la ciudad hacia Oak Hill. Mientras Schurz cabalgaba hacia la colina, el general Robert Rodes y la división confederada de 8000 hombres habían llegado primero. Schurz tendría que empujarlos fuera de la colina para tomarlo.

Cuando completó el despliegue de la división de Schimmelfennig # 8217 para enfrentar a Oak Hill, Schurz recibió noticias de Howard de que una gran fuerza enemiga se estaba acercando desde el noreste. La división del general Francis Barlow de EE. UU. Y # 8217 atravesó la ciudad aproximadamente en ese momento, y con instrucciones de Howard & # 8211 pero sin hablar con Schurz, que estaba ocupado cerca de Oak Hill & # 8211 Barlow colocó a sus hombres demasiado adelante a la derecha de Schimmelfennig .

En la posición que eligió Barlow, había una brecha entre él y Schimmelfennig que dejó al descubierto su flanco izquierdo, y su flanco derecho estaba completamente expuesto a la fuerza enemiga que se acercaba desde el noreste. Antes de que Schurz pudiera hacer algo para remediar la situación, la división de CSA General Jubal Early & # 8217 golpeó a Barlow & # 8217s en la parte trasera derecha justo cuando Rodes atacó desde Oak Hill.

La línea de Schurz & # 8217 se derrumbó rápidamente. El caballo de Schurz recibió un disparo debajo de él, y ambas divisiones del XI Cuerpo retrocedieron a través de Gettysburg, perdiendo casi el 50% de sus hombres, la mitad de ellos capturados en la retirada a través de la ciudad. Se había convertido en otra derrota humillante para el XI Cuerpo.

Imagen: General Carl Schurz
Un grabado de 1862

La culpa no había sido Schurz & # 8217s. Había mostrado energía y permaneció al frente con sus hombres. No era responsable de la posición fatal de Barlow, excepto que se había perdido una entrevista importante con Barlow cuando ese oficial estaba apresurando a su división hacia el campo. Pero la mancha que cubría al XI Cuerpo también lo cubría a él.

El general Carl Schurz retuvo el mando de su división cuando el Undécimo Cuerpo fue enviado a Chattanooga, Tennessee, en el otoño de 1863, y luchó en la victoria de la Unión allí. Más tarde fue puesto al mando de un Cuerpo de Instrucción en Nashville.

En 1864, el general Schurz se despidió del ejército para hacer campaña por la reelección del presidente Lincoln.

Schurz regresó brevemente al servicio activo y, durante los últimos meses de la guerra, estuvo con el ejército del general William Tecumseh Sherman en Carolina del Norte como jefe de personal del ejército de Georgia del general Henry Slocum. Renunció al ejército cuando terminó la guerra.

Después de la guerra, Schurz regresó brevemente a Wisconsin, pero sus ambiciones a nivel nacional pronto lo atrajeron a otra parte. Él

En 1866 se trasladó a Detroit, Michigan, y en 1867 a St. Louis, Missouri, donde fue editor de uno de los principales periódicos en lengua alemana de esa ciudad.

Carl Schurz se convirtió en periodista y se desempeñó como corresponsal principal del Washington Bureau del New York Tribune durante el invierno de 1865. Luego asumió el cargo de editor en jefe en el Detroit Post, donde permaneció hasta 1867. Siguiente se mudó a St. Louis, Missouri, para trabajar con el Westliche Post, un diario alemán.

En 1867, cuando murió su tercera hija Emma, ​​de dos años, Margarethe, con su salud debilitada por el dolor, se fue a Europa con Agatha y Marianne. Se quedaron durante más de dos años antes de unirse a Carl en Washington, DC.

Mientras tanto, Schurz continuó activo en los asuntos políticos republicanos. Hizo campaña a favor de Ulysses S. Grant, y en 1868 se convirtió en el primer alemán estadounidense elegido al Senado, sirviendo como senador de Missouri de 1869 a 1875. Schurz se desilusionó rápidamente con la administración de Grant. En 1870 criticaba públicamente a la administración, y en las elecciones de 1872 dirigió una fuerza reformista de un tercer partido de republicanos liberales en oposición a Grant.

Después de completar su mandato en el Senado, Schurz regresó al este, sirviendo como Secretario del Interior en el gabinete del presidente Rutherford B. Hayes. Como secretario, adoptó políticas progresistas, implementando legislación destinada a proteger los bosques, defendiendo un mejor trato para los indígenas norteamericanos y afroamericanos e implementando un sistema de méritos en la administración pública. Se retiró del Departamento del Interior en 1881.

Schurz dejó el servicio público después de la administración Hayes y se instaló en Nueva York, donde permaneció el resto de su vida. Continuó atacando el & # 8220spoils system & # 8221 en el gobierno de los Estados Unidos y dirigió la New York Civil Service Reform League. Se desempeñó como editor del New York Evening Post desde 1881 hasta 1885, y como redactor editorial de Harper & # 8217s Weekly desde 1895 hasta 1898. Permaneció políticamente activo como un líder reconocido en la comunidad germanoamericana.

Imagen: Monumento a Carl Schurz
The Carl Schurz Monument offers one of New York’s great vistas of upper Manhattan and the Bronx. Located at Upper Morningside Drive and 116th Street, the Monument consists of a 50-foot-wide semicircular platform that juts out from the cliff at the top of Morningside Park a sweeping stairway leads to the Park below. The bronze statue is by noted sculptor Karl Bitter. Flanking it are benches and three low marble relief’s representing African Americans and Native Americans, groups whose rights Schurz defended during his military, political and journalistic careers.

In 1876, Margarethe gave birth to a son, Herbert.

Margarethe Meyer Schurz died in Washington, DC, on March 15, 1876, only three days after Herbert’s birth. She was 43 years old. Her remains are believed to have been transported to her native Hamburg, Germany.

During his later years, Carl Schurz was perhaps the most prominent independent in American politics, noted for his high principles, his avoidance of political partisanship, and his moral conscience.


Burlington Telecom sold to Schurz, ZRF Partners, in surprise decision

BURLINGTON — If you attended Monday’s Burlington City Council meeting expecting a swift decision on a buyer of Burlington Telecom, you were in for a long and tedious wait.

City councilors, who began filing into Contois Auditorium for the meeting at 5:30 p.m., got around to voting after midnight.

Burlington Telecom is a broadband company that provides Burlington residents with internet, television and telephone services — all on a fiber-optic network.

After a nearly two-hour-long adjournment in which city council members huddled about the Burlington Telecom decision, a surprise conclusion was reached: councilors selected Schurz Communications and ZRF Partners as the new owners of Burlington Telecom. Schurz had been eliminated from the final bidding last month, but returned in a surprise move with a surprise offer.

The 8-2 council vote incorporated an unusual “Hail Mary” option that was introduced to councilors in the hallway during the protracted meeting.

While Schurz had been eliminated as a bidder on Oct. 16, the Indiana-based media corporation charged back into the game with a $30.8 million offer, while joining forces with a little known minority bidder called ZRF Partners.

Schurz CEO Todd Schurz represented Schurz Communications, the majority stakeholder, and Faisal Nisar represented ZRF Partners, the minority stakeholder in the new arrangement with the City of Burlington.

Schurz admitted during the meeting that the deal between Schurz-ZRF and the city had been worked out in about 15 minutes. The deal, which now incorporates ZRF, is essentially the same Schurz offer made in October. There are details, he noted, that “have yet to be ironed out.”

According to Nisar, ZRF would handle the human resources, education and internship programs, and community outreach liaison work. Schurz will manage the business and technical side of the utility.

“This has got to be the best of both worlds,” Councilor Kurt Wright, R-Ward 4, said.

Wright joined the majority of eight councilors in voting in favor of the offer by Schurz-ZRF.

Two councilors, Richard Deane, D-East District, and Joan Shannon, D-South District, abstained in the voting.

Two other councilors, recently elected Ali Dieng, D/P-Ward 7, and Max Tracy, P-Ward 2, voted no, preferring local bidder Keep BT Local (KBTL), a cooperative of local Burlington residents.

The meeting which continued into the early morning hours made attendees and councilors happy or cranky, depending on the bidders they favored or their state of wakefulness.

City Council President Jane Knodell took the lead among the council members, stating that the final decision, a surprise to most in the auditorium, was good for Burlingtonians.

“The KBTL and Tucows/Ting bids … (were) two very opposite proposals and we were getting deadlocked between those two opposites, and I was saying we needed to find something in the middle,” Knodell said. ” … That eventually led to us inviting back Schurz and ZRF.”

But other councilors and residents in the audience weren’t buying Knodell’s or Wright’s positive spin.

“I have never seen a less transparent offer than bringing in a completely new offer when everybody’s asleep,” Councilor Shannon said after the surprise Schurz-ZRF deal was presented and decided.

Shannon, clearly miffed, abstained in the voting round, all the while citing her staunch support of finalist bidder Tucows, a Canadian-based telecom firm.

KBTL, another favored finalist, had offered a bid of $12 million to $18 million but was also turned down.

Burlington residents had an open forum opportunity to ask council members, as well as bidders, questions about the deal or even offer personal opinions prior to the vote. Of concern to several residents was how a private entity would handle customer privacy compared to the telecom’s history of keeping customer details private.

“We are committed,” said Nisar. ” … (We believe) privacy should be respected, and all (online) traffic should be treated the same.”


Immigrant Leader Carl Schurz to Lincoln: Stand Firm Against Slavery

When Lincoln ran for election to the presidency in 1860, he had a highly developed bilingual campaign strategy. He knew that German immigrants had voted Democratic in the last presidential race and he needed to change that. The Republican Party included the remnants of the anti-immigrant Know Nothing party and Germans were repelled by the bigotry and “Puritanism” of that wing of the Republicans. If Germans went heavily for the Democrats, there was a chance Lincoln could lose in the Midwest and New York.

Lincoln knew that many of the Germans were fed up with the failure of the Democrats to keep slavery out of the newly opened territories in the West.

German liberals were appalled by slavery. They saw it as a violation of the liberty promised by the Declaration of Independence. Even less politically liberal Germans were against slavery’s spread. They viewed the western United States as a refuge for Europe’s displaced, and they worried that introduction of slavery into the territories would destroy labor conditions for new immigrants.

Key to Lincoln’s strategy to win the German vote was to speak to the immigrants in their own language using the cultural heritage they brought with them to convince German-Americans that Lincoln understood and respected them. So, Lincoln bought a German newspaper and made sure that his campaign materials were published in German. He also convinced the still-young radical hero Carl Schurz to leave his young wife and hit the campaign trail as his apostle to German liberals.

Carl Schurz as a young man

Schurz spread the Lincoln gospel against the expansion of slavery in the West in 1860 throughout Wisconsin, Illinois, Indiana, Ohio, Pennsylvania, and New York, wherever German immigrants lived or worked. He recalled later that he might one day speak in a city’s largest hall and the next day in a barn in front a group of immigrant farmers. 1

Schurz was away from home for months, but he wrote frequent intimate letters to his wife Margarethe Meyer-Schurz, whom he affectionately called “Gredel.” Gredel was an accomplished woman who had already founded the first kindergarten in the United States.

Schurz shared his deepest thoughts with his wife in his letters. On Nov. 7, 1860 he wrote of his joy over Lincoln’s victory in the presidential election:

The election is over, the battle is fought, the victory is won. …When the first boom of the cannon announced that the great work was finished, the great victory won, nothing was lacking save that in this auspicious moment I should have had you with me. Now the time of trial is over. Love, peace, family, happiness! The future threatens no further separations. 2

The next four years would see Schurz’s hope of domestic and political peace shattered. In fact, as a stalwart opponent of slavery, Schurz would contribute to the polarized politics that preceded the Confederate attack on Fort Sumter. Schurz rejected efforts to compromise with the slave owners of the South and he advised Lincoln to reject any deal to avert war that allowed the spread of slavery. He wrote to his wife after Christmas that Lincoln was holding firm against appeasing the Confederates. “Old Abe so far is splendid” he wrote her, “and it would not surprise me if his administration were to determine the future development of the Republic.” 3

When Schurz learned in January, 1861, that Lincoln had rejected Northern pleas for compromise on slavery, he wrote to Gredel that “our victory is assured and the great struggle between slavery and freedom is finally decided. Glory to him! Long live Lincoln. We live in a wonderful time… It is…the age of conscience-ruled men who dominate affairs by the force of honesty and shatter all opposing obstacles.” 4

The movement of the South towards war sobered Schurz, who realized that he would be called upon by Lincoln to serve his county as a diplomat and a military commander. By the end of January 1861, Schurz finally realized that with war impending, any hopes he and Gredel may have had of romantic family life would have to be delayed. He wrote an apologetic letter to Gredel at the end of that month, telling her that he understood that they had both sacrificed financial security and one another’s company for their ideals. Schurz told his beloved partner, “I know that your soul, like my own, responds to the call of high duty and that the heroism of your nature will lift you above all lower duties…” 5

Over the next month, before Lincoln’s March inauguration, Schurz heard rumors that Republican bigwigs were trying to get Lincoln to back down on the slavery question. Schurz wrote to the president-elect urging him to be a steadfast friend of liberty. Schurz’s concern was so great that he interrupted a speaking tour to see Lincoln in Springfield just before Lincoln left for Washington.

Sensing his visitor’s concern, Lincoln read his First Inaugural Address to Schurz. When he finished, Lincoln looked at Schurz and said, “Now you know better than any man in this country how I stand, and you shall be sure that I shall never betray my principles and my friends.” 6

The immigrant’s powerful friend had stood firm, and the war came in a matter of weeks. Schurz’s promise five months earlier to Gredel of a tranquil family life would prove illusory as their lives, and those of millions of others, were transformed forever by the Confederate attack on Fort Sumter.

1. The Autobiography of Carl Schurz edited by Wayne Andrews published by Scribners (1961) pp, 157-178.
2. Intimate Letters of Carl Schurz 1841-1869 edited and translated by Joseph Schafer published by De Capo Press (1928)
3. Ibid. pag. 237
4. Ibid. pag. 240
5. Ibid. pag. 241
6. Lincoln President-Elect by Harold Holzer published by Simon and Schuster (2008) p. 293

The Immigrants’ Civil War is a series that examines the role of immigrants in our bloodiest war. Articles will appear twice monthly between 2011 and 2017. Here are the articles we have published so far:

1. Immigrant America on the Eve of the Civil War – Take a swing around the United States and see where immigrants were coming from and where they were living in 1861.

2. 1848: The Year that Created Immigrant America – Revolutions in Europe, famine and oppression in Ireland, and the end of the Mexican War made 1848 a key year in American immigration history.

3. Carl Schurz: From German Radical to American Abolitionist– A teenaged revolutionary of 1848, Carl Schurz brought his passion for equality with him to America.

5. …And the War Came to Immigrant America -The impact of the firing on Fort Sumter on America’s immigrants


Contenido

The land upon which the current school is built was purchased in 1908, and is about two blocks south of an older building which was also Carl Schurz High School (located at 2338 N. 41st Court). [9] The final site was approved in October 1908, with an estimated US$500,000 construction cost. [10] Shortly after the school's opening, Carl Schurz's son donated a picture of his father and copies of his father's two published works to the school. [11] The school was formally dedicated on the evening of 18 November 1910, with a presentation of a bust of the school's namesake. [12] Able to accommodate 1,400 students, the building included an assembly hall, gymnasium, foundry, forgeroom, a physiographical lab, and lunchroom. [12]

Schurz High School has a twin on the south side of Chicago. Bowen High School at 2710 E. 89th st. was built using the same design.

Schurz competes in the Chicago Public League (CPL) and is a member of the Illinois High School Association (IHSA) the organization that governs most athletic and competitive activities in the state. Teams are stylized as the Bulldogs. The following teams finished in the top four of their IHSA sponsored state championship tournament: [13]


Carl Schurz Park

The Algonquins were the earliest inhabitants of this land, which was valued for its strategic location overlooking turbulent waters of the Hell Gate at this bend in the East River. The first known European owner of the land was Dutchman Sybout Claessen, who was granted the property in 1646 by the Dutch West India Company. Jacob Walton, a subsequent owner, built the first house on the site in 1770. During the Revolutionary War, the Continental Army built a fort surrounding the Walton residence to guard the strategic shipping passage of Hell Gate. After a British attack on September 8, 1776, the house was destroyed and the Americans were forced to retreat from the fort, which the British retained until the end of the war in 1783.

In 1799, a prosperous New York merchant named Archibald Gracie built a country house on the land. .Bankruptcy forced Gracie to sell his house to Joseph Foulke in 1823. Foulke later subdivided the land, selling the mansion and some of the land to Noah Wheaton in 1857.

How did this site become a park?

In 1896, the City of New York seized the estate from Wheaton due to non-payment of taxes, incorporating its 11 acres of grounds into East River Park. It was renamed in 1910 for the German-American statesman Carl Schurz. The first home of the Museum of the City of New York (1924-32), the mansion has served as the official residence of New York&rsquos mayors since Fiorello La Guardia moved there in 1942.

Illustrious landscape architects Calvert Vaux (1824-1895) and Samuel Parsons (1844-1923) completed a new landscape design for the park in 1902. Maud Sargent (1899-1992) re-designed the park in 1939 when the East River Drive underpass, now Franklin Delano Roosevelt Drive, was under construction. Sargent&rsquos functional design used strategically placed boulders, plantings, and hardscaped plazas and walkways to obscure the new roadway below. The park&rsquos waterfront promenade, built over the FDR&rsquos roof deck, was named after City College president and New York State Commissioner of Education John H. Finley. In 1975 Charles Andrew Hafner&rsquos (1889-1960) sculpture of Peter Pan, originally created in 1928 for the old Paramount Theater&rsquos lobby, was installed in one of the park&rsquos cloistered gardens.

Recent improvements include rebuilding of the stairs, the complete restoration of the playground and the opening of Carl&rsquos Dog Run. These and other projects, including the planting of flowers, have been accomplished through a partnership between NYC Parks and the Carl Schurz Park Conservancy, which has demonstrated the community&rsquos commitment to restoring, maintaining, and preserving this park since it formed in 1974.

Who is this park named for?

The Board of Aldermen named the park for the soldier, statesman, and journalist Carl Schurz (1829-1906) in 1910. Schurz was a native of Cologne, Germany, and the renaming was strongly supported by the large German adjacent community, Yorkville. After immigrating to the United States in 1852, Schurz quickly made his reputation as a skilled orator and proved to be instrumental to Abraham Lincoln&rsquos 1860 election campaign. His most significant political offices were that of United States Senator from Missouri (1869-1875), and Secretary of the Interior (1877-81) during the Hayes administration. In his later years, Schurz was editor of the New York Tribune and an editorial writer for Harper&rsquos Weekly. Schurz is also honored by Karl Bitter&rsquos statue of 1913, located at Morningside Drive and 116th Street.


Ver el vídeo: Eşitlik İzleme Söyleşileri 2 - Krizde Erkeklik Erkeklikte Kriz #veriyileştirir (Agosto 2022).