Artículos

Torre de Londres

Torre de Londres


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Torre de Londres es un castillo ubicado en Londres junto al río Támesis, que fue construido por primera vez por Guillermo el Conquistador desde c. A menudo denominada en Inglaterra simplemente "la Torre", ha servido como fortaleza, palacio, prisión, tesorería, arsenal y zoológico.

Un castillo con la reputación más oscura, reyes caídos, reinas y traidores se encontraban entre los enviados a la Torre, aunque sorprendentemente pocos presos fueron ejecutados dentro de los terrenos del castillo. Hoy en día, es una importante atracción turística con visitantes deseosos de experimentar por sí mismos un lugar impregnado de la historia de Inglaterra como ningún otro, admirar los pintorescos Beefeaters y deslumbrarse con las fabulosas Joyas de la Corona.

La torre blanca

Cuando Guillermo el Conquistador, duque de Normandía, ganó la batalla de Hastings en 1066 y se embarcó en la conquista normanda de Inglaterra, el nuevo rey buscó asegurar su reino construyendo castillos de motte y muralla en lugares estratégicamente importantes. Londres era una opción obvia para un nuevo castillo, por lo que se comenzó a trabajar en lo que se convertiría en la Torre de Londres alrededor de 1077. El castillo fue uno de los primeros en Inglaterra en tener una torre o torre del homenaje independiente. El trabajo continuó hasta c. 1100 usando piedra de trapo de Kent con detalles usando piedra caliza revestida de Caen en Normandía, y cuando estuvo terminada, la torre rectangular de dos pisos era tan impresionante que dio su nombre a todo el castillo: la Torre de Londres. La torre del homenaje solo recibió su ahora famoso nombre, la Torre Blanca, gracias a un proyecto de blanqueado en 1240 con cal blanca.

Sin embargo, el castillo era algo más que la Torre Blanca, ya que estaba rodeado por un muro cortina con torres en las esquinas.

La torre mide 36 x 32,5 metros (118 x 106 pies) y tiene 27,5 metros (90 pies) de altura. El acceso se realizaba a través de una escalera de madera en el lado sur que llegaba al primer piso, que estaba protegido por una pequeña torre en el siglo XII (destruida en 1674). El primer piso y el segundo estaban divididos en salones de desigual tamaño por un muro transversal central. No está claro para qué se usaron estas cámaras, y no hay ningún registro de que William alguna vez permaneciera en el castillo, por lo que tal vez originalmente se pensó como una obra maestra del poder normando. Una escalera de caracol daba acceso a los pisos superiores, y un sótano, probablemente utilizado para almacenamiento, tenía acceso a un pozo. Se cortaron cámaras, baños, chimeneas, chimeneas y desagües en las gruesas paredes de la torre. La torre tenía un techo inclinado a cada lado del muro transversal, y el piso superior contenía la capilla de San Juan Bautista; su ábside da a la torre su esquina oriental curvada. En el interior, la capilla tiene una arcada de gruesas columnas portadoras de arco, un techo de bóveda de cañón y una galería que recorre los lados. Alrededor de 1240 se agregaron tres vidrieras que muestran a la Virgen y al Niño Jesús.

Sin embargo, el castillo era algo más que la torre, ya que estaba rodeado por un muro cortina con torres en las esquinas. Dos lados de este muro utilizaron antiguas murallas romanas que habían sido reparadas por los anglosajones, probablemente la razón principal por la que William eligió el sitio en primer lugar. El castillo recibió una zanja protectora y una empalizada de madera y tierra en dos lados, mientras que el río protegía los otros dos. En 1097 William Rufus convirtió el muro cortina en empalizada en mampostería. La entrada principal al castillo estaba en el lado oeste (ciudad) y protegida por una elaborada fortificación de barbacana. La estructura, construida en un ángulo de 90 grados a la entrada para mayor seguridad, se conoció como la Torre del León.

¿Historia de amor?

¡Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico!

Hogar multiusos del monarca

Los monarcas ingleses utilizaron la torre como residencia ocasional hasta Enrique VIII (r. 1509-1547) inclusive, y muchos de ellos hicieron importantes adiciones y mejoras a lo largo de los siglos. En el siglo XII, se agregó el enorme campanario poligonal (c. 1190-1200) a la esquina suroeste del muro cortina, se cavó un foso de marea (50 metros / 160 pies de ancho) y el muro se extendió en el lado sur, por lo que se gastó más dinero en el complejo que en cualquier otro castillo inglés, excepto Dover. Enrique III de Inglaterra (r. 1216-1272) prestó especial atención a los apartamentos dentro del castillo e incluso estableció un pequeño zoológico (aunque el rey Juan, r. 1199-1216, pudo haber sido el primero en tener mascotas exóticas aquí). Leopardos, leones, un elefante e incluso un oso polar fueron residentes en un momento u otro, generalmente obsequios diplomáticos, y Tower Menagerie solo cerró en 1835. Otra curiosidad del siglo XII fue el futuro arzobispo de Canterbury, Thomas Becket ( r. 1162-1170) haciendo un período como alguacil del castillo en la década de 1150.

La Torre Sangrienta y la Torre Wakefield se agregaron durante el reinado de Enrique III de Inglaterra (1216-1272), al igual que tres torres en forma de D en el lado este y tres en el lado norte del muro cortina. Además, se reconstruyó el Gran Salón independiente (ahora desaparecido), que medía 24 x 15 metros (80 x 50 pies). Sin embargo, en general, el siglo XIII d.C. vio una tendencia hacia el aumento de la comodidad en lugar de la seguridad militar de los castillos. En 1240 se estipuló una orden para la

la cámara de la reina para ser revestida ... y para ser pintada con rosas ... una pared a hacer a modo de paneles entre dicha cámara y el armario de la cámara [y] para ser embaldosado por fuera.

(citado en Pounds, 83).

Mientras tanto, la cámara del rey fue pintada con las armas reales y se agregó una torreta a la esquina para actuar como un desagüe directamente al Támesis después de las quejas de Enrique III sobre el olor del baño privado anterior. Otro de los proyectos de Henry fue la reconstrucción casi completa de la Capilla de San Pedro ad Vincula en la esquina noroeste del patio.

La Torre también se estaba volviendo polivalente. Primero, Eduardo I de Inglaterra (r. 1272-1307), finalmente logró el diseño permanente del castillo completando el muro ahora de doble circuito en los tres lados de tierra y agregando la estructura de la compuerta de agua conocida como Torre de Santo Tomás. Este último se utilizó como las cámaras reales y se colocó sobre la entrada por la que los prisioneros estatales eran escoltados directamente desde el río: la Puerta del Traidor. A continuación, Edward trasladó uno de los tesoros reales al castillo y lo convirtió en el hogar de un archivo real (que finalmente se instaló en la Torre Wakefield) y la casa de la moneda principal del reino (en una fila de pequeños talleres con 30 hornos conocidos como Mint Street). A partir de entonces, la Torre también se convirtió en el principal arsenal de Inglaterra (donde se fabricaban y almacenaban armas de asedio, armas y armaduras de todo tipo). Para una mayor seguridad de todos estos valiosos bienes, Eduardo III de Inglaterra (r. 1327-1377) ordenó que todos los guardias y oficiales permanecieran dentro del castillo por la noche y que todas las puertas estuvieran cerradas desde el atardecer hasta el amanecer.

Durante el reinado de Ricardo II de Inglaterra (r. 1377-1399), el sótano fue reforzado para soportar el peso adicional de los cañones pesados ​​estacionados en el techo, algunos de los cuales pesaban 600 libras (aproximadamente 270 kg). También en este período, hubo otro vínculo "antes de que fueran famosos" con la Torre cuando Geoffrey Chaucer (c. 1343-1400) actuó como Secretario de Obras antes de establecerse como uno de los poetas más célebres de la literatura medieval. De 1377 a 1661, la Torre incluso recibió un vistazo a la pompa y la ceremonia y fue sede de una procesión de vigilia en la víspera de las coronaciones. El futuro nuevo monarca tradicionalmente pasaba la noche en el castillo antes de ser coronado en la Abadía de Westminster. Las túnicas reales que se usaban en estas ceremonias, junto con muchos otros textiles preciosos como tapices, se guardaban en el Armario de la Torre. En la década de 1490, se insertó un tercer piso en la torre, cambiando el tamaño de los de abajo, como lo indican las marcas aún visibles en las paredes de los aleros originales del techo.

Prisioneros famosos

Una función importante de la Torre era la de prisión. Una historia de los reclusos es como leer un quién es quién de la historia de Inglaterra con muchos nombres famosos que terminan en el castillo, algunos para ser finalmente liberados y otros para ser ejecutados, aunque solo siete personas fueron ejecutadas dentro del castillo antes de la Siglo XX (la mayoría de las ejecuciones se llevaron a cabo en otros lugares, como Tyburn).

Ana Bolena, reina de Inglaterra y segunda esposa de Enrique VIII, fue retenida en la torre acusada de adulterio y traición.

Curiosamente, antes de 1695 no existían celdas especialmente construidas, sino que se colocaba a los prisioneros en las cámaras disponibles. Las personas fueron encarceladas con mayor frecuencia por razones políticas o religiosas, por lo que tendían a ser personas importantes caídas en desgracia. Puede que el alojamiento no fuera tan malo, pero las confesiones se obtenían con frecuencia mediante tortura. Este fue el caso de Guy Fawkes del fallido complot de pólvora para hacer estallar el Parlamento, cuya firma de declaración de confesión temblorosa indica su tormento de 10 días después de su captura el 5 de noviembre de 1605. La tortura era rara, pero cuando se usaba, los métodos preferidos eran colgando a las víctimas por las muñecas, estirándolas sobre un estante o aplastando lentamente los huesos en el dispositivo conocido como 'la hija del carroñero'.

Enrique VI de Inglaterra (r. 1422-1461 y 1470-1471) fue encarcelado en la torre durante nueve años durante las Guerras de las Rosas (1455-1487) hasta que fue salvado por un ejército de Lancaster. Sin embargo, esto iba a ser solo un respiro temporal, ya que un ejército yorkista devolvió al trono a Eduardo IV de Inglaterra (r. 1461-1470 y 1471-1483) y Enrique se encontró una vez más en su antigua prisión, donde, un mes o más. así que más tarde, lo más probable es que lo asesinaran.

Cuando Eduardo IV murió en 1483, la Torre recibió a dos de sus prisioneros más infames: los jóvenes hijos del rey muerto, Eduardo y Ricardo, conocidos como los 'Príncipes de la Torre'. Fueron puestos por Ricardo de Gloucester cuando se hizo rey Ricardo III (r. 1483-1485) y en dos meses ambos príncipes fueron asesinados con todos, incluido Shakespeare en su obra. Ricardo III, señalando con el dedo acusador al rey usurpador. Se descubrieron dos esqueletos de jóvenes cerca de la Torre Blanca cuando el edificio fue demolido en 1674 y estos restos, identificados entonces como los dos príncipes, fueron enterrados de nuevo en la Abadía de Westminster. Los restos fueron reexaminados en 1933 y confirmados como varones jóvenes de edad similar a los príncipes.

Sir Thomas More (n. 1478), un oponente de la Reforma Protestante que se negó a prestar juramento reconociendo la supremacía del rey como jefe de la iglesia, fue prisionero de la Torre en 1534 hasta su juicio y ejecución el 6 de julio de 1535. más tarde sería santo por la iglesia católica.

Ana Bolena, reina de Inglaterra (r. 1533-1536) y segunda esposa de Enrique VIII de Inglaterra, fue retenida en la Torre acusada de adulterio y conspiración para envenenar a su marido, lo que ella negó. Anne, cuyo verdadero "crimen" fue no darle a Henry un heredero varón, fue ejecutada en el césped del castillo, Tower Green, en mayo de 1536, y se encontró con su injusta muerte con gran dignidad. Catherine Howard (antes de 1520), la quinta esposa de Enrique, correría exactamente la misma suerte en 1542. Incluso la hija de Enrique, Isabel I (r. 1558-1603), aunque todavía era sólo una princesa, fue enviada a la Torre durante un par de meses en 1554 por su sospechosa hermana, la reina María I de Inglaterra (r. 1553-1558).

El aventurero Sir Walter Raleigh se encontró en la Torre tres veces: una por casarse con una dama sin el permiso de la reina, luego por conspirar contra James I (r. 1603-1625) y finalmente por violar un tratado con España mientras estaba buscando para El Dorado en Sudamérica. Al menos estuvo acompañado por su familia en su encierro y encontró tiempo para escribir poesía durante los siguientes 14 años hasta su ejecución en 1618.

La Torre no siempre mantuvo a sus prisioneros; 37 se escapó, incluso si la libertad a veces era solo temporal. Uno de los éxitos fue Roger de Mortimer (1287-1330), que se había desempeñado como lugarteniente del rey en Irlanda, pero se puso del lado equivocado de Eduardo II de Inglaterra (r. 1307-1327). Encarcelado en la Torre, tenía un aliado que drogó a los guardias, lo que le permitió escapar usando una escalera de cuerda y huir a Francia en agosto de 1324. Roger regresaría y gobernaría como regente de Inglaterra, pero finalmente fue ahorcado por Eduardo III en 1330. Luego, allí fue el lord jacobita Nithsdale que obtuvo su libertad en 1716 vestido con la ropa y el maquillaje de su esposa. Estos ejemplos muestran que los prisioneros a menudo estaban confinados dentro de los vastos terrenos del castillo y no en ninguna parte en particular. Sin embargo, las fugas no fueron sin consecuencias, como cuando Ranulf Flambard (c. 1060-1128), el ex obispo de Durham, primero bebió y cenó con sus captores y luego escapó trepando por una cuerda que colgaba de una ventana; En consecuencia, el alguacil del castillo fue despojado de un tercio de sus tierras por Enrique I de Inglaterra (r. 1100-1135) como castigo por su negligencia.

Historia posmedieval

Desde el siglo XVI en adelante, la Torre fue menos una residencia real - los monarcas prefirieron Westminster - y se convirtió simplemente en un arsenal, cuartel, almacén (especialmente de pólvora) y, como hemos visto durante los reinados de los despiadados Tudor, un (a veces) terrible prisión. El complejo continuó recibiendo nuevos edificios para diversos fines, generalmente relacionados con la fabricación, prueba y almacenamiento de armas. Estos incluían el Gran Almacén, terminado en 1692. De hecho, el castillo estaba tan lleno de materiales de guerra que los edificios estaban literalmente a reventar. El piso del piso superior de la Torre Blanca se derrumbó bajo el peso de 2000 barriles de pólvora en 1691; afortunadamente, no se produjo ninguna explosión.

A pesar de su despido militar como fortaleza y los estragos del tiempo, el castillo se convertiría en uno de los depósitos de armas y tesoros más glamorosos de la historia y, con el paso del tiempo, comenzó a atraer visitas del público por placer. En 1506 se añadió un jardín. Desde la década de 1660, las Joyas de la Corona se exhibieron en la Torre para que el público que pagaba las admirara (ver más abajo). En el mismo siglo, se agregó el Edificio de Armería y la Torre Blanca recibió sus actuales techos de torretas, nuevos marcos de ventanas y puertas. Afortunadamente, el Gran Incendio de Londres en septiembre de 1666 salvó el castillo. Grandes nombres continuaron tejiendo su camino en la historia del castillo. Sir Isaac Newton (1642-1727), por ejemplo, se desempeñó como Guardián de la Torre de la Moneda en 1696 y luego fue el Maestro de la Casa de la Moneda durante 28 años. En 1700, las grandes ventanas de la Torre Blanca reemplazaron a las antiguas más pequeñas, ya que la defensa ya no era una consideración necesaria.

En el siglo XIX, la Torre se convirtió en un importante cuartel militar con una gran guarnición y en 1845 se añadió el Cuartel de Waterloo, que hoy es el cuartel general del Regimiento Real de Fusileros. Los incendios ocasionales cobraron su precio en edificios específicos como el que destruyó el Gran Almacén en 1841 y varios edificios exteriores fueron dañados por bombas durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Sin embargo, el castillo ha seguido evolucionando con adiciones, demoliciones y restauraciones hasta el día de hoy, en gran parte en un esfuerzo por restaurar el castillo a su apariencia medieval.

El castillo siguió utilizándose como prisión hasta principios del siglo XIX, y hasta los parlamentarios rebeldes no eran inmunes al encarcelamiento. Incluso en el siglo XX, importantes cautivos se encontraron aquí. Uno de los últimos reclusos fue Rudolf Hess, adjunto de Adolf Hitler, que pasó cuatro días allí en 1941.

Beefeaters, cuervos y las joyas de la corona

El guardaespaldas real, oficialmente conocido como Yeomen of the Guard (y por todos los demás como Beefeaters desde al menos 1700), fue encargado de proteger la Torre y sus ocupantes desde una fecha desconocida en algún momento del siglo XV. Los Yeoman Warders todavía patrullan hoy, y actúan como guías turísticos, con su llamativa librea roja Tudor. Una presencia tan distintiva en los terrenos como los Beefeaters son los cuervos. No se sabe cuándo llegaron estas aves por primera vez, pero una leyenda dice que mientras permanezcan, el reino perdurará. Hubo una llamada muy cercana durante la Segunda Guerra Mundial cuando los bombardeos mataron a todos menos a uno. Afortunadamente, Gyp, el único superviviente, continuó con la tradición, y todavía se los puede ver hoy deambulando por el césped con esa cierta indiferencia que acompaña a la residencia protegida.

Hoy en día, la Torre alberga exhibiciones de las Armerías Reales y, por supuesto, las Joyas de la Corona. Las insignias imperiales, cuyos diversos elementos todavía se utilizan en las ceremonias de coronación y de estado, incluyen coronas, varas, cetros, espadas, anillos, orbes y un par de espuelas. Desafortunadamente, gran parte de las insignias originales se vendieron y destruyeron en 1649 tras la ejecución de Carlos I de Inglaterra (r. 1600-1649) y la (lo que resultó ser) la abolición temporal de la monarquía. Sin embargo, los reemplazos son impresionantes y muchos de ellos incluyen elementos reciclados de insignias que datan del siglo XI.

Algunas de las piedras preciosas más grandes y famosas del mundo se encuentran en las Joyas de la Corona, como el enorme diamante Cullinan I de 530 quilates, también conocido como la Estrella de África, que brilla en la parte superior del Cetro del Rey y el rubí del Príncipe Negro ( en realidad una balas o espinela), ahora en el centro de la Corona del Estado Imperial que usó Isabel II en su coronación en 1953. Esta corona también cuenta con el diamante Cullinan II, así como el Stuart Sapphire, Saint Edward's Sapphire, más de 2.800 diamantes , 15 zafiros más, 11 esmeraldas, cuatro rubíes e incluso los pendientes de perlas de Isabel I. El diamante Koh-i-Noor de 105 quilates de la India ha aparecido en varias coronas, pero ahora descansa en la Corona de la Reina Isabel la Reina Madre. Los visitantes de hoy pueden admirar estos tesoros en la Casa de las Joyas dentro del Cuartel de Waterloo y pararse en una pasarela móvil que, de manera algo tentadora, los transporta suavemente más allá de las vitrinas de vidrio brillante.


Descubrimos todo sobre los palacios reales con Historic Royal Palaces

Ahora la Torre de Londres es bastante antigua. De hecho, algunas partes de la torre son muy antiguas, mucho más antiguas que la abuela de mi abuela ... ¡y su abuela antes que ella!

Más para hacer clic.

La Torre ha existido desde la época romana y ha experimentado muchos cambios a lo largo de los años. ¡Aquí hay algunos hechos históricos útiles!

Orígenes romanos

La torre se remonta al año 200 d. C., es decir, en la época romana, cuando la estructura original se construyó en la esquina de un muro alrededor de Londinium. La línea de esta pared todavía es visible dentro del sitio de la Torre en el este de la Torre Blanca y partes de la pared son visibles en la tienda Ravens.

William el conquistador

Después de la exitosa invasión normanda en 1066, Guillermo el Conquistador (1066-1087) se dedicó a construir su capital y la Torre fue una de las tres fortificaciones que controlaban y protegían la entrada oriental a la ciudad desde el río, además de ser su palacio. .

El trabajo en la Torre Blanca comenzó alrededor de 1078 y dicen que tardó 25 años en completarse. Fue una de las primeras grandes torres de piedra que se construyeron en Gran Bretaña y la torre más alta del país.

Tiempos medievales

Durante los reinados de Ricardo I (1189-1199) y Enrique III (1216-1272), la Torre se reforzó con la adición de un muro cortina que rodeaba el torreón. El hijo de Enrique III, Eduardo I (1272-1307) construyó un segundo muro cortina, que estaba rodeado por un foso (que hoy está drenado y ahora es una gran zona de césped).

A finales del siglo XIV, Ricardo III (1377-1399) había terminado de construir un muelle que separaba el muro exterior del río. Aparte de algunos cambios menores posteriores, su fortaleza es la que vemos hoy.

Los Tudor

Durante el largo reinado de Enrique VIII (1509-1547), la forma en que se usaba la Torre cambió a medida que crecía la dinastía Tudor. Los palacios reales dejaron de utilizarse como bastiones defensivos y se convirtieron en residencias para mostrar la riqueza y el poder del monarca. Henry gastó mucho dinero en mejoras a la Torre para el esplendor de la coronación de Ana Bolena.

Debido a sus fuertes defensas, la Torre era el hogar perfecto para la Casa de la Moneda de Londres y un gran lugar para mantener a los prisioneros importantes. Durante el período Tudor, los prisioneros famosos incluyeron a Anne Boleyn, Lady Jane Gray y Walter Raleigh, así como a una joven princesa Isabel (que más tarde se convirtió en Isabel I).

La gente a veces piensa en ejecuciones en la Torre, pero solo 7 personas fueron ejecutadas dentro de la Torre. La mayoría fueron ejecutados fuera de la Torre en Tower Hill.

Los Estuardos

El siglo XVII fue un momento revuelto para Gran Bretaña con una guerra civil y muchos cambios políticos. Durante el reinado del rey James 1 (1603-1621), el fracasado conspirador de pólvora, Guy Fawkes, fue encarcelado, interrogado (en la Casa de la Reina) y torturado en la Torre.

Después de la Guerra Civil (1642-1651), Oliver Cromwell, como Lord Protector, ordenó que las joyas de la corona originales se fundieran durante la década de 1650, posiblemente dentro de la Casa de la Moneda. Después de la restauración de la monarquía, Carlos II (1660-1685) hizo rehacer las joyas de la Corona.

Durante el período Stuart, la Torre se utilizó como prisión y almacén de municiones, así como para la Royal Mint.

Era Victoriana

Durante el período victoriano, el tiempo de ocio para los trabajadores aumentó y, por lo tanto, la Torre comenzó a recibir más visitantes. La Torre Blanca también se convirtió en el hogar de algunos departamentos gubernamentales importantes durante el reinado de Victoria, incluida la Oficina de Registros Públicos y la Junta de Artillería (que controlaba los suministros para el ejército y la marina).

Siglo 20

Durante la Segunda Guerra Mundial, partes de la Torre fueron destruidas por los bombardeos, incluida parte de un edificio utilizado por la Royal Mint y la Guardia Principal.

Los prisioneros de guerra, incluido el líder adjunto alemán, Rudolph Hess, se mantuvieron como prisioneros en la Torre.


Prisioneros y ejecuciones en la Torre de Londres

El primer prisionero que se sabe que estuvo retenido en la Torre fue Ranulph Flambard en 1100, y la Torre de Londres pasó a albergar a muchos traidores notorios y poderosos prisioneros políticos. La mayoría de los prisioneros fueron ejecutados en las afueras de la Torre en Tower Hill, a la vista de una gran multitud. Por lo general, los prisioneros nobles eran decapitados, pero los de las clases bajas que tenían la mala suerte de ser condenados por traición eran colgados, dibujados y descuartizados. Esta forma bárbara de ejecución no fue abolida en Gran Bretaña hasta 1821 y se llevó a cabo por última vez en 1753. También hay que recordar que hasta el siglo XIX, las ejecuciones se consideraban un entretenimiento público y grandes multitudes se reunían para disfrutar del espectáculo. Sin embargo, algunas de las ejecuciones más famosas tuvieron lugar dentro de los muros de la fortaleza, en Tower Green, pero incluso entonces habría habido muchos espectadores oficiales reunidos alrededor del cadalso.

Muchos de los prisioneros que fueron ejecutados dentro de la propia Torre o en Tower Hill fueron enterrados bajo las losas de la capilla de San Pedro ad Vincula, y alrededor de 1500 cuerpos fueron descubiertos allí durante las excavaciones realizadas en la época de la reina Victoria. Se cree que los cadáveres sin cabeza estaban cubiertos de cal viva para que se pudrieran más rápido y era una práctica común sancochar las cabezas y luego exhibirlas en picos en el Puente de Londres como advertencia a cualquiera que estuviera considerando oponerse al poder de la corona de Inglaterra. .

Tower Green y la torre Beauchamp


La vida con los leones: la colección de animales de la Torre de Londres

Para la gente de Londres en 1252, un oso blanco gigante debe haber sido un espectáculo inusual. El animal fue un regalo del rey de Noruega a Enrique III, y como tal fue colocado en la colección de animales de la Torre de Londres que había sido establecida para contener bestias reales por el predecesor de Enrique, el rey Juan.

Sin embargo, el oso no siempre se encontraba en la colección de animales. Había llegado a Londres con instrucciones de que se le permitiera nadar en el Támesis mientras estaba sujeto a una cuerda larga. En ese momento, el río estaba bien abastecido de peces y la probable intención era que el visitante del Ártico pudiera mantenerse con la abundancia de las aguas.

En el período medieval y más allá, la alimentación de los animales en la colección de animales era un proceso algo desordenado. Sin el conocimiento zoológico moderno, no había garantía de que los habitantes recibieran los nutrientes necesarios y abundaban los mitos sobre lo que podían y no podían comer. Por ejemplo, existía la idea errónea de que los avestruces podían digerir las uñas de hierro. En la década de 1750, un pájaro desafortunado murió después de consumir un clavo (probablemente arrojado por un visitante) "que detuvo su paso".

El león que mató a la reina

Aunque una amplia gama de animales hizo su hogar en la Torre, siempre fueron los leones por los que la colección de animales fue más conocida. En representación de uno de los símbolos nacionales de Inglaterra, los leones eran, en palabras de la curadora de la exposición, la Dra. Sally Dixon-Smith, "una especie de heráldica viviente".

También estaban estrechamente relacionados con la realeza, en la medida en que los leones a menudo llevaban el nombre del rey o la reina reinante de la época. Incluso surgió una leyenda de que cuando la bestia homónima expiró, los días del monarca estaban contados. Así que cuando Isabel I, el león, murió en 1603, sus cuidadores no se habrían sorprendido demasiado de que la propia Virgen Reina falleciera poco después.

Otra leyenda era que los animales se agitaban si se acercaba una mujer que no era virgen. Esto apareció en la novela de Tobias Smollett de 1771 La expedición de Humphry Clinker donde una sirvienta, Win Jenkins, se desconcertó al ver a uno de los animales de la Torre "rugiendo y rebotando" cuando su ama se acercó. Convencido de que "mi señora es tan buena puta como el niño por nacer", Jenkins determinó que "el león suele ser puesto en el cepo por dar falso testimonio".

Los leopardos mal educados

La colección de animales fue una atracción popular para los visitantes desde que Juan II de Francia deslizó a un cuidador tres monedas de oro para ver a los leones mientras estaba detenido en la Torre en 1360. La gente venía en masa para ver las bestias pero, a diferencia de los visitantes de los zoológicos modernos, lo hacían. así que sin poco riesgo.

Los leopardos parecían estar entre los malhechores más frecuentes. El cronista Ned Ward recordó en 1699 cómo a un leopardo "le encanta que no lo miren" y, si te acercas demasiado, es probable que te "orine" con una orina que "huele peor que la de un turón". Un libro de 1829 sobre la colección de animales salvajes se quejaba de que una leopardo hembra "siempre había mostrado una predilección particular por la destrucción de paraguas, sombrillas, manguitos, sombreros y otras prendas de vestir que pudieran estar a su alcance".

Algunos incidentes fueron de naturaleza mucho más grave. En 1830, se contrató a un hombre llamado Joseph Croney para que retirara los huesos no deseados de la colección de animales. Un sábado estaba en el trabajo cuando un leopardo escapó de su guarida y se arrojó sobre él.

Los tiempos informó: "El pobre hombre gritó con el dolor más insoportable, y no esperaba nada más que una destrucción instantánea". Afortunadamente, un par de cuidadores escucharon los gritos de Croney y acudieron en su ayuda, golpeando al leopardo en la cabeza hasta que soltó a su víctima. Croney fue llevado a un cirujano y se informó que, a pesar de estar en "agonía excesiva", "se consideró que estaba bien".

Los tigres que lucharon contra un león

Si bien los habitantes de la torre podrían ser un peligro para los guardianes y el público, también representaban un riesgo para los demás. Durante el reinado de Jacobo VI y yo, esto se fomentó activamente, con exhibiciones regulares de leones siendo cebados por perros, osos, toros y otras bestias feroces. El rey incluso instaló una plataforma de observación para ver estos deportes de sangre.

Sin embargo, también hubo ocasiones en las que los animales entraron en contacto accidentalmente con diferentes especies. También aquí las consecuencias fueron previsiblemente violentas. En 1828, un pájaro secretario se quedó sin cabeza después de acercarse demasiado a una hiena, pero el incidente más impactante ocurrió un par de años después cuando un cuidador quitó accidentalmente la barrera entre un león y dos tigres.

A los tigres, que tenían una larga historia en la Torre, a menudo se les daban nombres decididamente inofensivos como Will, Dick y Phillis. Sin embargo, cuando se trataba de una pelea, incluso el rey de las bestias tenía pocas posibilidades. Un contemporáneo escribió que “las diversas agitaciones, los rugidos, aullidos y chillidos, los signos de fiereza y horror de los otros internos de la Torre… sobrepasaron toda descripción”. Los animales finalmente fueron apartados, momento en el que el león había sido herido de muerte.

El oso grizzly que sobrevivió a la colección de animales

Uno de los habitantes más célebres de la colección de animales de principios del siglo XIX fue Martin, un oso grizzly que la Compañía de la Bahía de Hudson le regaló a Jorge III en 1811. Llegó en un momento en que la colección de animales estaba atravesando un período de declive, pero pronto su fortuna revitalizado por un nuevo portero enérgico, Alfred Cops, quien fue nombrado en 1822.

Bajo los auspicios de Cops, la colección de animales aumentó considerablemente, de modo que en 1828 incluía tres canguros, un puercoespín africano y más de 100 serpientes de cascabel, entre otras criaturas. El oso pardo todavía estaba allí, ahora con el nombre de Viejo Martin. Un observador relató: “Su tamaño es muy superior al de cualquier otro oso que se haya visto en este cuarto del globo y su ferocidad, a pesar del tiempo durante el cual ha estado prisionero, y de todos los los intentos que se han hecho para conciliarlo, aún continúan sin disminuir ”.

Sin embargo, el apogeo de la casa de fieras duraría poco. El duque de Wellington había sido nombrado alguacil de la Torre en 1826 y temía que los animales salvajes estuvieran impidiendo las funciones militares de la fortaleza. Además, el Duque de Hierro fue miembro inaugural de la Sociedad Zoológica de Londres, que tenía puntos de vista muy diferentes sobre la forma en que los animales deberían ser estudiados y exhibidos. Guillermo IV tenía poco interés en la colección de animales y estaba feliz de permitir que Wellington desmantelara la institución centenaria.

Así fue como las bestias reales fueron trasladadas al nuevo zoológico de Londres en 1831 y 1832, dejando algunos de los animales de la propia Policía en la Torre hasta que también fueron retirados tres años después. El viejo Martin sobrevivió tanto a la colección de animales de la Torre como a Guillermo IV, y finalmente murió en el zoológico de Londres en 1838.

Rob Attar es editor adjunto de Revista de Historia de la BBC.


La Royal Menagerie está abierta al público

En sus primeros días, la colección de animales reales era la atracción privada del rey y sus cortesanos favoritos, pero durante el reinado de la reina Isabel I se abrió al público, que tuvo que pagar tres y medio peniques por un boleto o proporcionar un gato o un perro. para dar de comer a los grandes felinos.

También se excavaron muchos cráneos de perros junto a los dos cráneos de león, testimonio del cruel deporte del cebo de leones y osos por parte de los perros que era tan popular en esos días.

En el siglo XVI, la colección de animales salvajes también se expandió para incluir un tigre, un lince, un lobo, un puercoespín y un águila. El rey James I mostró un interés especial en su colección de animales reales y agregó una ardilla voladora de la colonia estadounidense de Virginia, cinco camellos y un elefante.

El mayor interés de King James & # x2019 fue la Torre de Londres & # x2019s leones. Incluso hizo que se hiciera un biberón especial con una tetina para que algunos cachorros de león huérfanos pudieran ser alimentados y también hizo que se creara un patio de ejercicios para ellos en el foso de la Torre & # x2019s en las cercanías de la Torre del León.

The Keeper of the Tower’s animals was also well looked after, as in 1672 the great Christopher Wren was set to designing a new Lion House, which the Keeper of the Royal Menagerie was allowed to use as a home for life.


5. Subaltern, escaped 1916

In 1916, a young officer was brought to the Tower and accommodated somewhere in the East Casemates. Unlike the POWs of the time, the man’s charges related to being unable to honour his cheques due to insufficient funds in his account.

The man was clearly attentive to everything around him, as was proved when he nonchalantly passed the distracted guard outside his quarters and marched through the main gate, honoured with the salutes of unsuspecting personnel.

Catching the Underground, the mystery man subsequently dined sumptuously in the West End, paying for his dinner with another fraudulent cheque.

Curiously, he decided to return to the Tower, discovering his actions had caused considerable consternation. Of his background, nothing is known. The only reference concerning the man is Subaltern.

John Paul Davis is the international bestselling author of 10 thriller novels and three historical biographies. A Hidden History of the Tower of London is his first book for Pen & Sword.

If you enjoyed this article, you can find more of John’s favourite escapes here.


Tower of London Prison Facts

Torre de Londres is a historic castle on the north bank of the River Thames in central London that was used as a prison from 12th to 20th century. During this time, this historic structure gained great notoriety in the English nation, symbolizing oppression enforced by the wealthy class and the ruling place of the entire country. Inside of its walls many famous people served their sentences, some rightfully and some imprisoned because of their political and religious beliefs. Although popular culture describes this prison as a place of death and torture, only seven people were executed in it before the start of the Second World War. However, almost all prisoners that waited for their death sentence in Tower of London were not executed there, but in the nearby notorious Tower Hill to the north of the castle (record show that over 110 people were executed there over 400 year period).

Tower of London is a complex of several buildings, arranged inside of two concentric rings of defensive walls and a moat. It was built by the William el conquistador in 1078, and since then it has received several upgrades and expansions - mostly by the Kings Richard the Lionheart, Henry III, and Edward I. Current look of the structure was finalized in late 13 century, and since then it remained almost unchanged (Tower received damage during the WW2 Blitz, but it was repaired).

During its long history Tower of London served several purposes. In addition of being prison, it also hosted an armory, treasury, menagerie, coin minting factory, and of course as a royal residence. The peak usage of this structure as a prison happened in 16th and 17th century, when many prominent figures fell from the courts grace and found themselves imprisoned in the tower. As the centuries went on, Tower of London continued to change its purpose, but its use as prison always came back. During the time of First and Second World War, Tower was again repurposed to be prison and 12 men were executed for espionage.

After the end of the Second World War, Tower of London was repaired from the damage it sustained during the Blitz and was opened to the public. Today, this historic castle represents one of the most popular tourist attractions in the England. Tourists from all around the world come to this place to witness themselves halls where many famous people were imprisoned (Sir Thomas More, King Henry VI, Rudolph Hess and the wives of the of King Henry VIII) and try to find the see some of the medieval ghost that according to many still haunt this ancient prison.


The crypt

Inside the Tower’s crypt lie more pieces of the Tower’s history, including a record of the births, deaths and marriages of people involved with the Tower of London dating back to the 16th century.

McGowran knows this side of the chapel well: “I used to be the chapel archivist and families all over the world get in contact for information about ancestors at the Tower. I had to learn Old English to find some of it,” he says.

The crypt, like More’s cell, is kept out of sight from the general public. “This is one of the oldest parts of the Tower. It’s a really protected space. For a while you couldn’t make more than a pin-hole in the walls,” says McGowran. Luckily, some restrictions have been lifted, meaning McGowran and his colleagues could mount plaques honouring people who lived at the Tower, voluntarily or otherwise.

If the wealth of knowledge proffered by Chief Warder McGowran is any indication, guided tours are a must for visitors to the Tower of London. Whether it’s the macabre wall etchings of Tudor prisoners, the superstition-cloaked ravens or the glittering Crown Jewels, you’ll easily find something to capture your imagination here. After all, the Tower still manages to inspire those who have lived within its walls for many years.


Comentarios

elaine on August 01, 2018:

my grandson wants to know whether any apparitions have been reported and where have the most claims of seeing or hearing ghosts

elaine on August 01, 2018:

what type of ghostly spirits are there my grandson is very interested in the paranormal and would like to have and have a look around one day

Gloria Caires on May 22, 2018:

I was at the Tower of London in September 2016. I had visited in 2005 as well. Both times I got an overwhelming feeling that took my breath away in Wakefield Tower in same spot. My daughter-in-law was with me in 2016 and felt it too. I took a picture in 2005 and again 2016. The picture I took in 2016 has a face, looks like an old man with a beard and on the doorway it looks like someone ( a knight) standing.

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on November 07, 2011:

Keep that hub traffic rolling Habee and then you will be able to come to London, and I will show you around the Tower. These days they let us back out again! Thanks for reading the hub and leaving a great comment

Holle Abee from Georgia on November 07, 2011:

Awesome! I hope to see the Tower of London before I die. voted up!

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on May 30, 2010:

Glad you enjoyed the ghosts of the Tower of London MaryRenee. Luckily in Britain we have plenty of history and pleanty of hauntings - lots more to write about!

MaryRenee on May 30, 2010:

wonderful hub! History & Hauntings, what could be better to read about? :)

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on May 28, 2010:

Glad you enjoyed reading about the hauntings in the Tower of London, katiem2, it was a wonderfully spooky topic to write about

Katie McMurray from Ohio on May 27, 2010:

What a pleasure to read about such an interesting topic. ¡Bien hecho! Peace : )

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on May 13, 2010:

Thanks esatchel, glad that you enjoyed reading about the hauntings in the Tower of London. There are probably so many ghosts because so much human suffering and misery was concentrated in one small area

PDGreenwell from Kentucky on May 12, 2010:

A great deal of unhappiness certainly occurred within the Tower walls. I have always had a great crush on British history, as well as Britain&aposs ghosts. This was an enjoyable read. Thank you for this well written and interesting hub.

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on May 07, 2010:

Hey Ron, glad that you enjoyed reading about the Ghosts of the Tower of London. As to Richard III, there is no actual proof that he did away with his nephews and he was trying to survive in uncertain times. I&aposll have a read of your Texas blog when I get some time.

Ron on May 07, 2010:

I love ghost stories and the British Isles have some of the best. I&aposd say that ol&apos Richard III was just bound and determined to be king and let nothing stand in his way! (I have begun writing up some of the ghost stories of Texas on my website&aposs blog.) Thanks for some interesting tales.

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on May 01, 2010:

Glad you enjoyed the Ghosts of the Tower of London, saddlerider1, and that it brought back happy memories of your visit to Lonodn. We are very lucky in the UK that we have so many interesting historic buildings, and so many ghosts and hauntings!

saddlerider1 on May 01, 2010:

What an interesting hub, I am a firm believer in ghosts/spirits and am a witness to a visit by one. I did have the opportunity to visit London back in 68 being a historic buff I visited many castles and of course The Tower was one of many. I was only 19 at the time and walking the Sir Walter Raleigh walk was an experience. The many tortures and killings and beheadings make me shutter even today. Another ghostly place is Hampton Court and Canterbury Cathedral. They say the Black Prince still frequents the halls of Canterbury. Great post, brought back memories of my visit.

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on April 28, 2010:

Glad that you enjoyed reading about the Ghosts of the Tower of London wrenfrost56 - go visit the Tower on a hot, sunny summer afternoon when there are lots of tourist around and you will probably enjoy a ghost free trip

wrenfrost56 from U.K. on April 28, 2010:

Another great hub CMHypno, as ever I always enjoy your work. I think I would dare to go to the tower of london, although I would be really scared if I saw any of the ghosts!

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on April 27, 2010:

Thanks for reading about the Ghosts of the Tower of London, efeyas. Ultimately, we really are not sure of the true fate of the Princes in the Tower, but if they did meet their end in the Tower they must have been really terrified.

Elizabeth from Some Sunny Beach, USA on April 27, 2010:

So sad about the two little princess. I can&apost imagine how scared they must have been. No child deserves that fate, royalty or not. Great Hub. Thanks for the interesting read!

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on April 25, 2010:

Hi De Greek, it was regarded as a privilege, because you weren&apost dragged through the baying hordes of the general populace to be publicly executed on Tower Hill. Crowds who at that time regarded a public execution as a good day out! You were just expected to meet your death with dignity in front of a hundred or so court officials instead!

De Greek from UK on April 25, 2010:

"where the privileged few were executed"? I like this :-)

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on April 25, 2010:

Thanks Sandyspider - the Tower of London is an eerie place to visit and a poignant reminder of how people have suffered in the past

Sandy Mertens from Wisconsin, USA on April 24, 2010:

Interesting story about this haunting.

CMHypno (author) from Other Side of the Sun on April 24, 2010:

Hi Hello, hello, hopefully they have all found peace and the ghosts are just a bit like a video replaying over and over again. You have a very kind heart.

Hello, hello, from London, UK on April 24, 2010:

Thank you for this sad hub. It is such a shame that they can&apost find peace.


Ver el vídeo: La Torre De Mabel Capítulo 58 (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Mazukree

    Encuentro el tema muy interesante. Dar consigo nos comunicaremos en PM.

  2. Welford

    Realmente hay ridículo, lo que entonces

  3. Garnet

    Creo que no tienes razón. Estoy seguro. Escriba en PM, lo discutiremos.

  4. Eadweard

    Hablemos, dame qué decir sobre este tema.



Escribe un mensaje