Artículos

Mariscales de Napoleón

Mariscales de Napoleón


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mariscales de Napoleón

Mariscal de Francia era el rango militar más alto de Francia antes de la revolución. Después de la revolución fue abolido como rango elitista, pero en 1804 Napoleón lo reinstaló como parte de sus intentos de reconstruir un sistema de honores en Francia. Napoleón nombró veintiséis mariscales entre 1804 y 1815.

Nombre

Vivido

Notas y títulos

Cita programada

Pierre Francois Charles Augereau

1757-1816

Duc de Castiglione

Jean-Baptiste Jules Bernadotte

1763-1844

Posteriormente el rey Carlos XIV de Suecia

Louis-Alexandre Berthier

1753-1815

Príncipe de Neuchâtel, ¿suicidio o asesinado?

Jean Baptiste Bessieres

1763-1813

Duc D’Istrie, muerto en batalla

Guillaume Marie Anne Brune

1763-1815

Asesinado por una mafia leal

Luis Nicolas Davout

1770-1823

Príncipe de Eckmuhl, duque de Auerstadt

Laurent Gouvion San Cyr

1764-1830

Posteriormente Marqués de San Cyr

Emmanuel Marqués de Malhumorado

1766-1847

Marqués

Jean Baptiste Jourdan

1762-1833

Francois Etienne Christophe Kellerman

1735-1820

Duc de Valmy

Vaquero Lannes

1769-1809

Muerto en batalla

Francois Joseph Lefebvre

1755-1820

Duc de Danzig

Jacques Etienne Joseph Macdonald

1765-1840

Duc de Tarente

Auguste Frederic Viesse de Marmont

1774-1852

Duc de Raguse

Andre Massena

1758-1817

Príncipe d'Essling Duc de Rivoli

Bon Adrien Jannot de Moncey

1754-1842

Duc de Conegliano

Adolphe Edouard Mortier

1768-1835

Duc de Trevise

Joaquín Murat

1767-1815

Rey de Nápoles, Gran Duque de Berg, muerte por pelotón de fusilamiento

Michel Ney

1769-1815

Príncipe de la Moskowa, Duc D’Elchingen, muerte por fusilamiento

Nicolás Charles Oudinot

1767-1847

Duc de Reggio

Catalina Dominique Perignon

1754-1818

Posteriormente Marqués de Perignon

Josef Anton Prince Poniatowski

1763-1813

Ahogado en la batalla

Jean Mathieu Serurier

1742-1819

Nicolas Jean de Dieu Soult

1769-1851

Duc de Dalmatie

Luis Gabriel Suchet

1770-1826

Duc d'Albufera

Claude Víctor

1764-1841

Duc de Bellune

Página de inicio napoleónica | Libros sobre las guerras napoleónicas | Índice de materias: Guerras napoleónicas


Mariscales de Napoleón, Emir Bukhari. Un buen libro, pero empezando a parecer un poco anticuado ahora, aunque la información es precisa y está muy bien ilustrada con fotografías en color de todos los famosos alguaciles en uniforme.

Incluye un breve registro de servicio de todos los alguaciles principales, pero carece de gran detalle [VER MÁS]



Mariscales napoleónicos de Francia

En mayo de 1804 Napoleón estableció el Imperio Francés y con él recuperó el título de Mariscal de Francia, también conocido como Mariscal del Imperio en esta época. Abolido por la Convención Nacional en 1793, el título de Mariscal de Francia era oficialmente un nombramiento civil pero reservado para generales experimentados. Fue un honor convertirse en mariscal y los mariscales recibieron mejores salarios y privilegios. Napoleón deseaba ganar legitimidad a los ojos de Europa, ya que otras naciones tenían el rango de mariscal de campo, y deseaba recompensar y asegurar la lealtad de los generales a su imperio.

El primer nombramiento de 18 mariscales estuvo compuesto por generales que se habían destacado durante la Revolución Francesa. Berthier, Augereau, Masséna, Sérurier, Murat, Lannes y Bessières habían servido bajo el mando de Napoleón en Italia. Los otros generales provenían de diferentes ejércitos durante la Revolución Francesa, ya que Napoleón tenía la intención de unir diferentes lealtades y facciones dentro del ejército y recompensar a más que solo a aquellos que habían servido con él en Italia. Por ejemplo, Jourdan, Mortier, Ney y Lefebvre tenían experiencia con el Ejército de Sambre y Mosa, y muchos pasaron a servir en el Ejército del Rin. Muchos de los mariscales eran notables y únicos en comparación con otros generales por diversas características de sus personalidades y carreras. Masséna es a menudo considerado el mejor comandante independiente, aunque en años posteriores no demostró tanto genio como lo había hecho antes en su carrera, y fue un notorio saqueador y mujeriego. Berthier estaba completamente desesperado como comandante independiente, pero como jefe de personal de Napoleón, nadie más podía compararse con él en la clasificación de detalles y asegurarse de que todos tuvieran sus órdenes correctas. Murat era el más extravagante de los mariscales y podía liderar una carga de caballería como ninguna otra, pero la estrategia y la administración no le interesaban. El nombramiento más sorprendente fue el de Davout, ya que no había ocupado un mando importante y se habían pasado por alto muchos otros generales exitosos. Algunos se preguntaron si la ascensión de Davout se debió a su matrimonio con la hermana del general Leclerc, ya que el difunto general Leclerc se había casado con Pauline Bonaparte. Otros supusieron que Davout, como el protegido del Desaix caído, quizás fue seleccionado en reconocimiento a los servicios de Desaix. O quizás Napoleón pudo discernir algunos de los talentos de Davout antes de que otros reconocieran sus habilidades.

Marmont y Junot se consideraban amigos de Napoleón desde sus primeros días y se sintieron decepcionados por no haber sido seleccionados como mariscales. Marmont recibiría su bastón de mariscal en 1809 después de la Batalla de Wagram, mientras que Junot no obtendría el suyo en Portugal en 1807 y 1808. Víctor había servido bien bajo el mando de Napoleón en Italia, pero pasó de largo mientras se seleccionaban amigos del ejército de Italia. Víctor tuvo que esperar hasta 1807 cuando recibió su batuta de mariscal después de la Batalla de Friedland. Macdonald había comandado ejércitos durante la Revolución Francesa, pero cayó en desgracia debido a su apoyo a Moreau en el juicio de Moreau, sin mencionar su abierta crítica de los demás. A Macdonald, sin embargo, se le ofreció una oportunidad de redención en 1809 con el ejército de Italia comandado por el hijastro de Napoleón, el inexperto Eugenio de Beauharnais. Macdonald mostró su habilidad y recibió su batuta en 1809 junto a Marmont y Oudinot. Gouvion St. Cyr se había distinguido mucho durante las Guerras de la Revolución Francesa, pero se negó a firmar una proclama en apoyo del imperio y, por lo tanto, fue deshonrado y pasado de largo. Su orgullo obstaculizó aún más su progreso, ya que tenía un historial de renunciar a su mando cuando se enojaba. Sin embargo, finalmente fue nombrado mariscal en 1812.

¿Y qué hay de los otros comandantes talentosos que ganaron fama durante la Revolución Francesa? Pichegru se había suicidado en la cárcel y Dumouriez estaba en el exilio y era considerado un traidor. Moreau cayó en desgracia debido a su asociación con Pichegru y porque su casa se convirtió en un lugar de descontento contra Napoleón. Napoleón declaró que Moreau habría sido mariscal si no fuera por las ambiciones de la esposa de Moreau y las intrigas que surgieron de la esposa de Moreau y el club de Moreau. 1 Lecourbe cayó en desgracia debido a su asociación con Moreau. Vandamme tenía bastante reputación de luchador, pero probablemente perdió su oportunidad debido a su actitud desagradable y abrasiva. Marceau, Hoche, Joubert, Championnet, Kléber, Desaix, Lanusse, Richepanse y Leclerc habían muerto. Leclerc, casado con Pauline Bonaparte, seguramente habría sido mariscal si hubiera vivido, ya que Murat, como cuñado de Napoleón, fue nombrado mariscal y Bernadotte, como cuñado de José Bonaparte, fue nombrado mariscal. Haciendo caso omiso de la política que rodea a Joubert, si hubiera vivido, muy probablemente habría sido un mariscal, ya que era un general distinguido en el ejército de Italia y había contribuido en gran medida a la victoria en Rivoli. Desaix fue uno de los grandes comandantes y fue leal a Napoleón, sin mencionar que salvó el día en Marengo, por lo que casi con certeza habría sido un mariscal. Hoche es a menudo considerado el segundo mejor general que surgió durante la Revolución Francesa después de Napoleón Bonaparte, por lo que si hubiera vivido y estuviera dispuesto a apoyar al imperio en lugar de a una república, se habría convertido en mariscal. Dado que él y Napoleón trabajaron juntos para el golpe de Fructidor 18 para exiliar a los realistas, es posible que hubiera dado la bienvenida a un líder militar a cargo de la nación. Lanusse es otro candidato probable si hubiera vivido, ya que en Santa Elena Napoleón dijo que Lanusse "poseía el fuego sagrado". 2

¿Qué pasa con los generales que sobrevivieron a las guerras revolucionarias francesas solo para morir en la batalla antes de que sus carreras alcanzaran su punto máximo? Chandler cita al historiador Marcel Dupont que Napoleón le dijo al general Saint-Hilaire en abril de 1809: "Bueno, te has ganado el bastón de mariscal y lo tendrás". Chandler continúa: "Antes de que la codiciada insignia llegara de París, St. Hilaire estaría muerto". 3 Parece poco probable que Napoleón dijera esto, ya que no está registrado en varias fuentes que Saint-Hilaire se convertiría en mariscal. Además, como ejemplo, Poniatowski fue nombrado mariscal en el acto, no hubo demora para convertirse en mariscal y no debería haber tomado más de seis semanas recibir algo de tanta importancia de París. Independientemente, Saint-Hilaire era un general distinguido y podría haberse convertido en mariscal si hubiera vivido.

Si Napoleón hubiera permanecido en el poder, ¿a quién podría haber nombrado mariscal en años posteriores? En Santa Elena, el Dr. O'Meara le preguntó a Napoleón quién era el más capaz de sus generales y Napoleón respondió: "Eso es difícil de decir, pero me parece que pudo haber sido Suchet. Una vez fue Masséna, pero finalmente uno tenía que considerarlo prácticamente muerto. Suchet, Clauzel y Gérard eran los mejores generales franceses en mi opinión ". 4 Suchet ya era mariscal, y tanto Clauzel como Gérard se convertirían en mariscales durante el reinado de Luis Felipe. En otra ocasión en Santa Elena, Napoleón le dijo a Las Casas: "Los generales que parecían destinados a ascender a una futura distinción eran Gérard, Clauzel, Foy, Lamarque, etcétera. Estos eran mis nuevos mariscales". 5 ¿Napoleón dijo literalmente "etcétera", o Las Casas no anotó todos los nombres? Habría sido muy interesante saber quién más pensaba Napoleón que tenía el talento para ser alguaciles. Reille es un candidato probable, ya que comandó alas de los ejércitos en España y un cuerpo en Bélgica y Mouton es otro candidato, ya que también comandó un cuerpo en Bélgica. Ninguno de los dos tuvo fallas en su historial y ambos finalmente se convirtieron en mariscales de Francia durante el reinado de Luis Felipe.

Independientemente de qué pasaría si, Napoleón nombró a los siguientes 26 generales como Mariscales del Imperio entre 1804 y 1815:


¿Quién fue el mejor mariscal de Napoleón?

Así que Napoleón tenía 26 mariscales, que según él eran lo mejor que Francia tenía para ofrecer en términos de generales, ha habido muchos debates sobre quién era su mejor mariscal, así que, en su opinión, SB ¿quién fue el más grande de los mariscales de Napoleón?

Daré mi elección en el tema y diré que Louis-Gabriel Suchet - Wikipedia, aunque nunca peleó una batalla que sea tan recordada como Austerlitz o una así, fue un general asombroso que logró derrotar a fuerzas más fuertes que él y que también Fue un genio que inventó muchos de los principios de la guerra anti-guerrilla que incluso se estudian hoy en día, también fue una persona medio decente que entendió que la única forma de que Francia ganara en España era ser un gobernante humano y ganarse el amor de la gente. población del rey José.

Además, si alguien quiere ver la lista completa, aquí está el artículo de Wiki sobre Marshal of the Empire - Wikipedia.

Eliar

Kickass general y se convirtió en rey de Suecia y básicamente gobernó el Báltico hasta su muerte de vejez.

Locki

Aspirante a piloto de Jaeger

Se negó a ponerse una venda en los ojos en su ejecución e insistió en dar una orden final como hijo leal de Francia: "Soldados, cuando les dé la orden de disparar, disparen directamente a mi corazón. Espere la orden. Será mi último para ti. Protesto contra mi condena. He librado cien batallas por Francia y ninguna contra ella. ¡Soldados, fuego! & quot & # 8203

Duncan_Idaho

Ash Nazg

Se negó a ponerse una venda en los ojos en su ejecución e insistió en dar una orden final como hijo leal de Francia: "Soldados, cuando les dé la orden de disparar, disparen directamente a mi corazón. Espere la orden. Será mi último para ti. Protesto contra mi condena. He librado cien batallas por Francia y ninguna contra ella. ¡Soldados, fuego! & quot & # 8203

Ney tiene un buen caso para los más valientes, pero definitivamente no es el mejor p

Massena, Lannes y Davout a menudo se citan como los mejores, IIRC

Raunchel

Hembra humana adulta

Murat, obviamente. Quiero decir, ¿has visto sus atuendos?

Pero más en serio, hubo algunos muy buenos, pero probablemente me decantaría por Lannes. Era muy capaz y su pérdida realmente lastimó a Napoleón.

PsihoKekec

Lacayo del apocalipsis

Kensai

我们 都是 中国 人

Se negó a ponerse una venda en los ojos en su ejecución e insistió en dar una orden final como hijo leal de Francia: "Soldados, cuando les dé la orden de disparar, disparen directamente a mi corazón. Espere la orden. Será mi último para ti. Protesto contra mi condena. He librado cien batallas por Francia y ninguna contra ella. ¡Soldados, fuego! & quot & # 8203

Un hombre muy valiente, pero no el más inteligente. Ciertamente, no dentro del primer rango de los mariscales de Napoleón.

También votaría por Bernadotte. Aparte de sus logros en el campo de batalla, reinó sabiamente y bien en Suecia, trayendo paz y estabilidad a una sociedad fracturada, y fue tan profundamente respetado que su familia todavía ocupa el trono en la actualidad.

(Podría ser parcial, porque edité un libro sobre los palacios reales de Suecia hace un par de años, y Bernadotte aparece en gran medida en él).

Locki

Aspirante a piloto de Jaeger

Un hombre muy valiente, pero no el más inteligente. Ciertamente, no dentro del primer rango de los mariscales de Napoleón.

También votaría por Bernadotte. Aparte de sus logros en el campo de batalla, reinó sabiamente y bien en Suecia, trayendo paz y estabilidad a una sociedad fracturada, y fue tan profundamente respetado que su familia todavía ocupa el trono en la actualidad.

(Podría ser parcial, porque edité un libro sobre los palacios reales de Suecia hace un par de años, y Bernadotte aparece en gran medida en él).

¡Pero Bernadotte era un traidor a su Emperador!

La pregunta filosófica realmente interesante de este artículo es qué constituye "grandeza". En mi opinión, no siempre es lo mismo que el & quot mejor & quot.

Si yo fuera Napoleón y tuviera que elegir entre un general más hábil e incluso "sabio" como Bernadotte o un teniente valiente y leal como Ney, creo que iría por Ney.

Ney es el hombre que se negó a ser clasificado como prusiano en su juicio para escapar del pelotón de fusilamiento. Permaneció tercamente francés hasta el último segundo de vida. Bernadotte era un general hábil e incluso un humanista (detuvo el saqueo de las ciudades suecas), pero al final, cuando alguien le ofreció un pago, salió de allí y transfirió su lealtad y su considerable talento a Suecia.

Cada vez que leo un poco más sobre Napolean, te das cuenta de que la grandeza engendra grandeza. Sus mariscales son algunos de los hombres más notables de la historia. Solo un período asombroso de la historia.

NealCaffrey

Reloj White Collar.

Bueno, traté deliberadamente de no decir qué era la grandeza, ya que es realmente interesante por las diferentes formas en que se puede definir la grandeza, por ejemplo, digo que Suchet fue el mejor mariscal porque era genial en todo y ayudó a Napoleón en algo que no podía hacer. por sí mismo y también porque era una persona decente.

Pero si uno tuviera que decir qué es grandeza, podría tenerla, qué tan buenos fueron como generales cumpliendo las órdenes de Napoleón y por su propio mando, qué tan decentes fueron en política y gobernando y, si se quiere, qué decente era un ser humano. eran ellos.

Raunchel

Hembra humana adulta

Un hombre muy valiente, pero no el más inteligente. Ciertamente, no dentro del primer rango de los mariscales de Napoleón.

También votaría por Bernadotte. Aparte de sus logros en el campo de batalla, reinó sabiamente y bien en Suecia, trayendo paz y estabilidad a una sociedad fracturada, y fue tan profundamente respetado que su familia todavía ocupa el trono en la actualidad.

(Podría ser parcial, porque edité un libro sobre los palacios reales de Suecia hace un par de años, y Bernadotte aparece en gran medida en él).

Pochepiller2

No estoy seguro de poder identificar lo mejor, pero se me ocurre:

Feric1999

Ben que devora

Escribiré cuando pueda

Ney era muy gracioso y siempre será mi chico, pero no puedes en conciencia llamarlo el mejor. El hombre era un gamberro que buscaba la muerte y supuestamente trató de cortar un cañón con su espada porque había olvidado que Spiking era una cosa.

Yo diría que probablemente Davout lo acepta.

Veamos lo que el Emperador tenía que decir sobre sus mariscales:

Augereau: Ha pasado mucho tiempo desde que el mariscal era realmente un soldado. El coraje y las virtudes sobresalientes de Augereau ciertamente lo elevaron por encima de la multitud, pero los títulos de honor y el dinero lo sumergen de nuevo en ello. El conquistador de Castiglione podría haberle dejado un nombre querido a Francia, pero ella recuerda bien el recuerdo del desertor de Lyon.

Bernadotte: No puedo decir que Bernadotte me haya traicionado. Se había convertido en una especie de sueco, pero nunca prometió ni declaró ninguna intención de mantenerse fiel. Por tanto, puedo acusarle de ingratitud, pero no de traición.

Berthier: Me ha traicionado Berthier, un verdadero ansarón al que había convertido en una especie de águila. No había en el mundo un mejor Jefe de Estado Mayor que es donde residía su verdadero talento, ya que no era capaz de comandar a cien hombres.

Bessieres: Si hubiera tenido Bessieres en Waterloo, mi Guardia me habría dado la victoria.

Brune: Brune fue proclamado justamente el salvador de la república de Batavia. Los romanos le habrían concedido el honor de un triunfo. Al salvar a Holanda, también salvó a Francia de la invasión.

Davout: Davout tendrá su lugar en la historia gracias a Auerstadt. También se desempeñó bien en Eylau. Pero, insistido en Wagram, fue la causa de la pérdida de una posible batalla el día anterior. También cometió errores en Borodino.

Saint-Cyr: Mi error al contratar a Saint-Cyr fue que nunca se exponía al fuego, no hacía visitas y dejaba a sus compañeros para que los golpearan.

Malhumorado: El mariscal Grouchy, con treinta mil hombres y cien cañones, resolvió el aparentemente desconocido secreto de estar en la mañana del 18 de junio de 1815, ni en el campo de batalla ni en Wavre. su conducta fue tan imprevisible como si su ejército hubiera sufrido un terremoto y hubiera sido tragado.

Jourdan: Ciertamente usé a ese hombre muy enfermo, nada sería más natural que pensar que me posee poco. ¡Ah bueno! He aprendido con gran placer que desde mi caída ha actuado muy bien. Así ha dado un ejemplo de esa loable elevación de la mente que distingue a un hombre de otro. Jourdan es un verdadero patriota, y esa es la respuesta a muchas cosas que se han dicho de él.

Kellerman: Creo que probablemente fui el general más atrevido que jamás haya vivido, pero no me habría atrevido a tomar un puesto allí (la cresta coronada por un molino de viento en Valmy).

Lannes: En el caso de Lannes, su coraje en primer lugar lo llevó más lejos que su espíritu, pero cada día su espíritu estuvo a la altura de las circunstancias y restableció el equilibrio. Realmente se había convertido en un ser superior cuando murió. Encontré un pigmeo, pero perdí un gigante.

Lefebvre: Fue un hombre verdaderamente valiente. quien solo pensó en pelear mejor. No le tenía miedo a la muerte. Poseía el fuego sagrado.

MacDonald: Era un hombre confiable, bueno para comandar entre quince mil y veinte mil hombres. Valiente, pero lento y perezoso. MacDonald y otros como él eran buenos cuando sabían dónde estaban y bajo mis órdenes, más lejos, era un asunto diferente.

Massena: Massena fue una vez un hombre muy superior que, por una dispensación muy especial, poseía esa frescura tan deseada en el calor de una acción. Cobró vida cuando estuvo rodeado de peligro. Massena, que estaba dotada de un coraje excepcional y una tenacidad tan notable, también tenía un talento que aumentaba cuanto mayor era el peligro. Cuando era derrotado, siempre estaba dispuesto a empezar de nuevo si de hecho era el vencedor.

Marmont: El ingrato. Marmont será mucho más infeliz que yo. Muchos otros fueron peores que él, que no tenía la sensación de vergüenza que él sentía. la vanidad fue su perdición, un exceso de locura.

Moncey: Moncey era un hombre honesto.

Mortier: Los tres mejores de mis generales fueron Davout, Soult y Bessieres. Mortier era el más débil.

Murat: No puedo concebir cómo un hombre tan valiente podría ser tan descuidado. Solo fue valiente cuando se enfrentó al enemigo, y luego fue quizás el hombre más valiente del mundo. pero si lo colocaban en el consejo, era un tacaño sin juicio y era completamente incapaz de tomar una decisión. El carácter de Murat, sin embargo, era más noble que el de Ney, porque era generoso y franco.

Ney: Ney solo obtuvo lo que se merecía. Lo lamento como un hombre muy valioso en el campo de batalla, pero era demasiado inmoral, demasiado estúpido para poder tener éxito. Era bueno para el mando de diez mil hombres, pero más allá de eso estaba fuera de su profundidad.

Oudinot: Era un hombre valiente, pero no demasiado brillante. Se dejó dominar por su esposa de buena familia. No debería haber nombrado mariscales ni a Marmont ni a Oudinot. Necesitábamos ganar una guerra.

Poniatowski: Era un hombre de carácter noble, rebosante de honor y valentía. Tenía la intención de convertirlo en rey de Polonia si hubiera tenido éxito en Rusia.

Serurier: Serurier conservó todas las características y la severidad de un mayor de infantería: un hombre honesto, íntegro y confiable, pero desafortunado como general.

Soult: Debería haber dado un gran ejemplo y disparar a Soult. Fue el mayor saqueador de todos. Tanto él como Talleyrand anteponían el dinero a todo lo demás, querían una suite real y dinero, siempre dinero.

Suchet: Es difícil decir quién fue el más capaz de mis generales, pero me parece que pudo haber sido Suchet una vez, fue Massena, pero al final había que considerarlo prácticamente muerto. Suchet, Clausel y Gerard fueron los mejores generales en mi opinión.

Víctor: Víctor fue mejor de lo que piensas en el paso del Berezina, comandó muy bien su cuerpo.


Una última oferta por la victoria

Napoleón se negó a ceder el esfuerzo y ordenó a Ney que capturara La Haye Sainte, que los defensores, principalmente soldados del 2. ° Batallón de la Legión del Rey Alemán, habían mantenido durante todo el día. Los franceses rodearon la masía y lograron capturar la posición clave. Ney pidió refuerzos para aprovechar esta importante ganancia, pero Napoleón se negó. Finalmente consciente de que los prusianos que se aproximaban representaban una gran amenaza para su flanco derecho y su retaguardia, Napoleón envió tropas para reforzar esos sectores. Al mismo tiempo, Wellington ejerció una gran presencia de mando, animando a sus soldados y reposicionando unidades para reforzar su línea en peligro mientras más tropas prusianas se acercaban para fortalecer su flanco izquierdo.

Mientras Napoleón inspeccionaba el campo de batalla, se dio cuenta de que los acontecimientos se escapaban rápidamente de su control. Una última apuesta por la victoria estaba con sus mejores tropas, la Vieja Guardia, y las envió adelante.


Bullet Point # 23 & # 8211 ¿Napoleón y # 8217s Marshals lo traicionaron en Fontainebleau, en 1814?

Cada "Bullet Point" enfrentará una cuestión relacionada con el Primer Imperio. Mis comentarios están diseñados para formar la base para el debate y, espero, la investigación.

(Thierry Lentz, marzo de 2019, traducción de Rory Maclean)

Napoleón firma su abdicación en Fontainebleau el 4 de abril de 1814
Pintura de François Bouchot (1843), Palais de Versailles.

El 4 y 6 de abril de 1814, en Fontainebleau, los mariscales Ney, Lefebvre, Macdonald y Moncey presionaron a Napoleón para que aceptara abdicar. ¿Las razones que dieron? Continuar la lucha corría el riesgo de conducir a mayores desgracias, de hecho una guerra civil, y al mismo tiempo había caído París y el Senado había votado a favor de la destitución del emperador. Napoleón amenazó a sus subordinados, pidiéndoles que "convoquen al ejército". Se dice que Ney respondió: "¡El ejército no marchará!" Y ante la amenaza de Napoleón, "¡el ejército me obedecerá!", Ney (según cuenta la historia) respondió: "el ejército obedecerá a sus comandantes". El resultado de este enfrentamiento (que probablemente fue menos violento de lo que la leyenda nos haría creer) fue que Napoleón redactó una declaración en la que consintió en abdicar. Este episodio se llama "la traición de los mariscales". Sin duda, estos hombres estaban pensando en su propio futuro al exigir su abdicación, pero no podemos negar su visión militar, ni su comprensión de la situación política, ni siquiera una cierta consideración por los intereses nacionales franceses. Por otro lado, cuando el mariscal Marmont desertó con su cuerpo de ejército (el 5 de abril), muy probablemente aceleró la caída del Emperador. Y como su título era Duc de Raguse, la lengua francesa acuñó un nuevo verbo “raguser”, es decir, “hacer un Duc de Raguse” o simplemente “traicionar”.


Libros sobre los mariscales de Napoleón y # x27.

Recientemente compré la biografía de Ney llamada & quotBravest of the Brave & quot. Sin embargo, realmente no encontré mucho sobre los otros alguaciles, o sobre Ney para el caso. ¿Hay algún otro libro que conozcan? Me interesaría leer más sobre ellos. A saber, Bernadotte, Murat, Davout, Lannes y Massena. Como dije, mi búsqueda realmente no condujo a mucho, algunos libros aquí y allá que ya no estaban disponibles. Siento que tiene que haber más por ahí.

Hace poco compré un libro "El MacDonald francés", el "Viaje de un mariscal de Napoleón por las tierras altas y las islas de Escocia en 1825". Traducido por Jean-Didier Hache, pub. The Islands Book Trust.

Se adentra en sus orígenes, su padre era de South Uist en las Hébridas Exteriores y acompañó al Joven Pretendiente desde allí hasta Skye, de ahí la canción "Over the sea to Skye". Más tarde se fue con el príncipe a Francia, donde pasó los años que le quedaban como soldado.

El libro trata principalmente sobre la vida privada del mariscal, pero incluye su papel en el ascenso de Napoleón, aunque el tema principal es el viaje a Escocia para encontrar relaciones y conocer a personajes notables como Sir Walter Scott.

Aparte de eso, tengo una copia de un libro editado por David Chandler que contiene todos los mariscales de Napoleón pero no una descripción muy extensa, "Napoleón & # x27s Marshals", 1987. Es posible que todavía esté disponible de segunda mano.


¿Napoleón y el mariscal favorito # 8217 terminaron sus días como profesor de secundaria estadounidense?

“¡SOY NEY DE FRANCIA! & # 8221 Según se informa, esas fueron las últimas palabras de un oscuro maestro de escuela de Carolina del Norte de 77 años cuya muerte en 1846 desencadenó un misterio que ha consumido a los historiadores durante más de siglo y medio.

¿Era el fallecido Peter Stuart Ney algo más que un director afable que había enseñado en el condado de Rowan, Carolina del Norte y sus alrededores, durante más de 20 años? ¿Fue también Michel Ney, "el más valiente de los valientes", mariscal de campo de Napoleón, el duque de Elchingen y veterano de innumerables batallas?

La historia de la vida de France & # 8217s Marshal Ney parece sacada de una novela de Bernard Cornwell. El hijo de un fabricante de barriles que ascendió de las filas como un soldado en los húsares franceses para eventualmente liderar a Napoleón. Grande Armée, Ney era un héroe de guerra genuino & # 8212 herido en la batalla, capturado, liberado, condecorado y luego ascendido a general.

Apodado Jengibre Por su cabello rojo suelto, era famoso por ir al rescate de Napoleón en la batalla de Eylau de 1807 y por enfrentarse al duque de Wellington en la Guerra de la Península. Aunque finalmente se ganó el título de duque, Ney se ganó el respeto eterno incluso de los soldados de infantería más humildes cuando él personalmente se echó al hombro un mosquete y luchó en la retaguardia durante el desastroso retiro invernal de Moscú en 1812. De hecho, Ney es recordado como el último Francés para dejar suelo ruso. Capturado después de la derrota de Napoleón en Waterloo, el mariscal fue finalmente juzgado por el nuevo régimen francés por traición, declarado culpable y condenado a muerte.

Pero, ¿fue este héroe de la Francia napoleónica realmente fusilado por un pelotón de fusilamiento el 7 de diciembre de 1815 o se fingió la ejecución, como algunos han sugerido? La historia oficial informa que Ney fue enterrado en París en el cementerio Père Lachaise. Pero después de su muerte, las historias se extendieron como la pólvora sobre un complot urdido por los aliados del emperador exiliado para salvar a Ney.

Según los rumores, el pelotón de fusilamiento en realidad disparó blancos y el mariscal (consciente del plan) engañó a los espectadores al reventar paquetes de sangre ocultos en su camisa. Supuestamente, no se realizó ningún disparo final en la cabeza después de la descarga de mosquete, lo que avivó aún más a los teóricos de la conspiración. Un cuerpo doble fue colocado en el ataúd, muchos sostuvieron, mientras que Ney fue en realidad sacado de Francia por agentes leales a Bonaparte.

Al año siguiente, la historia registra la aparición repentina de & # 8220Peter Stuart Ney & # 8221 en Charleston, Carolina del Sur. El inmigrante pelirrojo coincidía con la descripción física del mariscal. Durante los años siguientes, el Ney de mediana edad se mudó por el sur de los Estados Unidos, sin quedarse nunca en la misma ciudad por mucho tiempo, tal vez moviéndose cuando las sospechas de su verdadera identidad se intensificaron.

Finalmente, Ney se instaló en el condado de Rowan, Carolina del Norte, donde se convirtió en un maestro de escuela muy querido y (según la mayoría) incansable. Según sus antiguos alumnos, Ney desfilaría y los inspeccionaría todas las mañanas, como lo haría un mariscal de campo. Los empujaba constantemente para que se mejoraran y tenía la tendencia de desafiar a los alumnos enérgicos y perturbadores a divertidos duelos con palos de madera. Incluso escribió un libro de texto de matemáticas y una vez talló una réplica del globo en una calabaza en un esfuerzo por enseñar a sus estudiantes la geografía mundial.

Según la historia, hubo quienes sospecharon que este maestro de modales apacibles podría ser el famoso veterano de las guerras en Europa. Señalaron el hecho de que el padre del mariscal Ney se llamaba Peter y el apellido de soltera de su madre era Stuart, una extraña coincidencia. Y al enterarse de la muerte del ex emperador en 1821, según los informes, Ney se clavó un cuchillo en su propio cuello en un ataque de dolor que casi se suicida.

Algunos han adivinado que la gente del condado de Rowan conocía muy bien la verdadera identidad del héroe entre ellos y hizo todo lo posible para encubrirlo. En sus últimas horas, según los informes, Ney les dijo a los que estaban junto a su cama que, de hecho, era el famoso mariscal. Su lápida, que todavía se encuentra hoy en Cleveland, Carolina del Norte, dice "Un nativo de Francia y soldado de la Revolución Francesa bajo Napoleón Bonaparte".

En las décadas posteriores a su muerte, los historiadores han tratado de resolver el misterio de una vez por todas. Lamentablemente, las muestras de la escritura de los dos Neys no han mostrado similitudes y las dos ocasiones en que su cuerpo fue exhumado, en 1887 y nuevamente en 1936, no surgieron pruebas concluyentes. Hasta el día de hoy, la verdadera identidad de Peter Stuart Ney sigue siendo uno de los misterios más intrigantes de Carolina del Norte.


Mariscales de Napoleón - Historia

Introducción al Marshalate

'Los viejos olvidan, pero todo será olvidado,

Pero el recordará con ventaja

Qué hazañas hizo ese día.

Su servicio fue duro. Se recuerdan sus nombres.

El hombre en las filas no es un modelo de sabiduría en todos los aspectos, pero es un juez poderoso y astuto de su propio oficial al mando. Ningún boletín mentiroso puede arrojarle polvo a los ojos, ningún espadachín publicitario puede pasar por un héroe. La corte y el marcial que se sienta alrededor de una fogata vivac puede ser muy informal, pero tiene un "instinto para la realidad". Pongo mi fe en el juicio de los Grognards de la Vieja Guardia. Hablaron de él como 'l'Homme'.

& # 45Desconocido

Las Grandes Guerras estallaron en Europa en 1792, la Francia revolucionaria marchando contra toda Europa con los conmovedores sonidos de La Marsellesa y el Chant du Depart. El ruido de pasos de voluntarios ansiosos y clientes habituales hoscos que se desplazaban hacia las marchas del este y del norte para luchar contra los ejércitos de los reyes resonó en las calles de París y otras ciudades francesas. La Patrie was definitely in danger, men flocked to the colors, thinking of la gloire and not realizing they were embarking on an adventure that wouldn't end for over twenty-three years, if they survived death and crippling wounds, disease, and privation.

In those serried ranks to the sound of those terrible drums marched twenty-six men, sergeants, junior officers, and new volunteers who would quite literally find a marshal's baton in the knapsack. Noblemen, former enlisted men from the old Royal Army, yardbird privates, soldiers of fortune, revolutionary zealots, sons of farmers, millers, and brewers, they all earned their epaulets under fire, learned their violent trade, and became, somewhere along the way, superb leaders of men.

To the sound of the beckoning guns, which would rumble from Lisbon to Moscow, marched grim, somewhat humorless soldiers who would become some of the most famous commanders in history. Some of them would gain their batons the old fashioned way, they earned them through military merit others were awarded the blue and gold baton of a Marshal of the Empire by their Emperor because they belonged to factions within the army and France that had to be reconciled to Napoleon's rule. These men still possessed considerable martial skills. There were also those who developed into masters of the military art, some with skills to match their Emperor. Massena, Davout, Suchet, St. Cyr, Soult, and Lannes were very capable generals and corps commanders, and were talented independent commanders. Others, such as Victor, Mortier, and Bessieres generally reached their level of competence at the corps level. Others needed to be aimed like a projectile, yet they, too, did their duty and added to the prestige and traditions.

Three would die on the battlefield, a few, turned sour and disillusioned, would betray their country and their Emperor, others would later mutiny in the dark days of 1814 and force Napoleon's abdication, but others would be noted for their loyalty, steadfastness, and selflessness in their long and honorable service. In them burned the true sacre feu, the sacred fire, the deep desire to win or perish.

The amassed talent of these soldiers, along with those of the other generals of the Republic and Empire would be the stuff legends are made of, and legend many would become, as well as their accomplishments. Incredibly tough, inured to hardship, often wounded, they returned to the sound of the guns year after year, repeatedly defeating the armies raised to meet them until the odds, even for them, became too long.

They and their comrades were arguably the best collection of military talent to ever serve one man. Additionally, there were few commanders in history who were better served by their subordinates. In the long road all soldiers eventually take to the muttering guns, to see the owl and hear the elephant, theirs may well have been the longest, and only the toughest, hardest of them succeeded.

Publisher's Note: The menu below links to the biographies of the Marshals. They come from the CD-Rom: Napoleon, Europe and the Empire by Infogrames. Many thanks to Infogrames and Artea for making this text freely available by not putting any copyright on it. If you are really interested in Napoleon then you must get this CD-Rom, it is one of the best works on Napoleon I have ever seen. Look for it on the Infogrames homepage.


Shortly after Ney’s death, a French veteran appeared in America called Peter Stuart Ney. This school teacher had a red complexion (Ney was known as “le Rougeaud”, “red faced”) and was supposedly good with a sword. One version states that the Duke of Wellington orchestrated his escape as they were supposedly both freemasons.

Although it seems unlikely, other officers of Napoleon did end up in America, such as Charles Lallemand. Ultimately, as with any conspiracy theory, we shall likely never know.



Comentarios:

  1. Ocumwhowurst

    Creo que esta oración es brillante

  2. Ganris

    el mensaje útil

  3. Fermin

    OH. La piel de gallina ya se ha ido.

  4. Joed

    Disculpe, que interfiero, pero es necesario para mí un poco más de información.

  5. Kohlvin

    Otra opción también es posible



Escribe un mensaje